domingo, 12 de enero de 2014

EL ASESINATO DE MÓNICA Y THOMAS: ¡LA HISTORIA COMPLETA!


La banda que asesinó a Mónica Spear y Thomas Berry, y que dejó en la orfandad a la pequeña Maya, tenía cuatro años operando en la autopista Valencia-Puerto Cabello. Su guarida era un barrio de invasión cercano a esa vialidad. Su jefe tenía más de una década entrando y saliendo de cárceles y tribunales. ¿Por qué nadie los detuvo antes, si todas las autoridades sabían quiénes eran, donde estaban y que hacían? ¿De qué proceso de descomposición es consecuencia esta terrible realidad? ¡Esa es la historia completa que debe ser contada, enfrentada y resuelta!


LOS HECHOS

Transitando en horas de la noche por una autopista sin peajes, sin puntos de control de los cuerpos de seguridad, sin patrullaje, sin servicio público de asistencia a emergencias, sin alumbrado y sin mantenimiento, el vehículo en que se desplazan Mónica, Thomas y Maya cae en un hueco y sufre daños que le impiden seguir circulando. Tras media hora de angustia, aparece una grúa –privada-. Sus tripulantes, chofer y ayudante, auxilian a la familia en problemas y colocan el carro accidentado en la plataforma de la unidad de remolque. De la oscuridad surge entonces un grupo de delincuentes fuertemente armados, prestos a asaltar a los accidentados y a quienes pretendían socorrerlos. Los “grueros” escapan lanzándose por la cuneta de la autopista. Los ocupantes del vehículo se trancan en su interior. Los delincuentes proceden entonces a acribillar a balazos el carro con la familia adentro, asesinando a los padres e hiriendo a la niña, a la que también dieron por muerta. Luego, con frialdad, saquearon sus pertenencias…


EL CONTEXTO

En los escasos 12 días que han transcurrido de este 2014 que tan terriblemente empieza ya han ingresado por muerte violenta más de 100 cadáveres en la Morgue de Bello Monte. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia (organización no gubernamental integrada por centros de investigación y profesionales de seis universidades nacionales) durante todo el año 2013 el número de víctimas de muerte violenta en nuestro país alcanza la espantosa cifra de 24.763. Es decir, para los venezolanos la horrenda tragedia ocurrida en la autopista Puerto Cabello-Valencia es algo desgraciadamente cotidiano. Con muchísima menos población que Colombia, México o Irak, Venezuela tiene mucho más muertes violentas que esos países envueltos en duros conflictos armados, lo que convierte a nuestra nación en una “potencia” en crimen sin castigo, uno de los cinco países más peligrosos del mundo.


No para allí el drama: Según FUNDAPROCURA, 83% de las muertes violentas ocurridas en nuestro país son por arma de fuego. También según esa institución, por cada víctima fatal de arma de fuego sobrevive un promedio de tres heridos, y de ese total de heridos al menos la mitad queda padeciendo una discapacidad severa, lo que impacta a la familia entera. Según todas las encuestas de victimización realizadas en el país, tanto por el sector oficial como por organizaciones no gubernamentales, siete de cada diez víctimas del hampa homicida caen en los barrios. Esas víctimas en su mayoría son varones, jóvenes, y pobres…


EL ORIGEN

La violencia genera violencia. Nuestro país vive desde hace 30 años una situación de violencia social y económica que en los últimos catorce se ha agravado hasta llegar al infierno que es hoy. En las primeras décadas de la democracia la mejora económica de los pobres y la movilidad social ascendente no eran un sueño individual o una consigna política, sino una realidad vivida por centenares de miles de familias que huyendo de las enfermedades y del desempleo se vinieron del campo a las ciudades. Sabían que trabajando duro podían lograr que al menos uno de sus hijos se graduara en la universidad, y eso significaba para toda la familia la conquista de un modo de vida mejor y sostenible. 

Tres políticas públicas de la naciente democracia fueron claves entonces para hacer posible ese sueño: la política educativa, que MASIFICÓ CON CALIDAD la matrícula universitaria, la política de SUSTITUCION DE IMPORTACIONES que creó los parques industriales venezolanos, y la política petrolera nacionalista (creación de la CVP y la OPEP, etc.), que dotó al país de recursos. Así, usando estudio y trabajo como instrumentos para construir una vida mejor en el marco de un país que apoyaba ese empeño, fue como muchísimas familias pobres dejaron de serlo y crearon lo que ahora es la clase media venezolana. El barrio entonces (como lo muestra la foto que esta encima de estas líneas, del recién inaugurado Bulevar de Catia) era un espacio de esperanza, y la violencia criminal una excepción...


LA CRISIS

En los años 70 una inesperada bonanza petrolera (más modesta y breve, todo hay que decirlo, que la disfrutada por la actual cúpula en el poder) intoxica al país. Estado y sociedad se hacen adictos al rentismo petrolero, y cuando bajan los precios internacionales del crudo viene la crisis. El país se tranca. La inflación aparece. La máquina social ya no funciona. Mientras élites de diverso signo saquean las carnosas sobras del antiguo esplendor, el progreso como posibilidad real se aleja de los más pobres. La lucha por la vida dificulta el estudio, que además ya no es garantía de empleo de calidad, pues éste disminuye y se multiplica la informalidad.

El viernes negro del 83 muestra al país la punta del iceberg de la crisis económica, el Caracazo del 89 revela la cara de la crisis social y las sangrientas intentonas golpistas del 92 exhiben la profundidad de la crisis política. Es ese país desconcertado el que cae en 1998 en manos del proyecto político chavista. Un país en el que los barrios, antes lugar de esperanza, se transforman en un espacio de sobrevivencia cada vez más precaria, y la violencia criminal ya no es una excepción sino un problema severo.


EL DESASTRE

Hoy, 15 años después, todos los problemas que tenía la Venezuela de 1998 (corrupción, ineficiencia, desamor de la clase dirigente por el país), persisten, agravados por el cinismo. Pero lo bueno que había entonces ya no lo tenemos: redes de servicio público (electricidad, agua, aseo urbano) quizá insuficientes pero funcionales; cárceles en que los reclusos peleaban con “chuzos”, no con ametralladoras; hospitales con carencias pero aun centros de referencia nacional e internacional. A los pobres ya no se nos apoya para salir de la miseria. En vez de eso se nos dice que “ser rico es malo”, y toda la política social del Estado se orienta no a superar la pobreza, sino a hacerla “vivible”. Los parques industriales ahora son cementerios industriales. Ahora hay universidades no del país sino “del gobierno” donde se enseña sumisión y se confieren títulos que sirven de muy poco en la economía real. Los lugares donde antes funcionaban empresas que generaban empleo de calidad ahora son refugios de damnificados o nidos de delincuentes.


 Los barrios ahora son una olla de presión social, en la que una mayoría honesta es víctima, rehén y “escudo humano” de una minoría delincuencial ínfima, pero armada y –por “apoyada”- impune. De un barrio así, de un país así, de una “revolución” así salieron, esa noche del lunes 6 de enero, los asesinos de Mónica Spear y Thomas Berry.


Esa es la historia completa. Ver el asesinato de Mónica y Thomas como "un hecho aislado, una tragedia singular" sería una mentira; Verlo como "una fatalidad", como "parte inevitable del paisaje", como "que más, que se le va a hacer, este país se echó a perder" TAMBIÉN ES MENTIRA, una falsedad que sólo conduce a la resignación y la parálisis. La verdad es que el asesinato de Mónica y Thomas le da rostro reconocible a una TRAGEDIA MASIVA que, precisamente por ello, no lo tenía. Y esa tragedia, como acabamos de ver, es el resultado de un conjunto de pésimas decisiones, de enfoques inadecuados y, en los últimos 14 años, de abierta complicidad por parte del Estado con los antivalores y los ejecutores de la cultura de la violencia. 

Es decir: esta tragedia fue creada aquí, en Venezuela. Y los venezolanos debemos y podemos revertirla. Esa es la realidad que hay que enfrentar y resolver. ¡Y claro que se puede!

28 comentarios:

  1. Despierten! No esperemos que toque a nuestra puerta. Da tristeza lo que estamos viviendo y me da rabia cuando se me acerca algun conocido “chavista“ y me dice, pero si todo en el paìs esta bien, ya se esta estabilizando todo. Respiro profundo y cuento hasta diez.

    ResponderEliminar
  2. Yo cuento hasta 100 pero de centavo en centavo...

    ResponderEliminar
  3. Yo no se contar,los mando al carajo

    ResponderEliminar
  4. la política de la destrucción, destruir todo para construir una nueva república, un nuevo republicano; filosofía que queda en demagogia y puro populismo, porque mientras no tengamos las necesidades básica cubiertas, ni las sociale, ni las existenciales, menos tendremos las espirituales; todo es un CAOS provocado para llevarnos a pensar que necesitamos la revolución para sobresalir y debemos no perder la esperanza y seguir la lucha desde la resistencia pasiva, desobediencia civil, aplicar lo que aplicó gandi, sin violencia, pero sin vender nuestros principios

    ResponderEliminar
  5. Nuestra Venezuela es roja rojita literalmente. .. esta llena todos los dias de sangre. .. que triste que aún existan personas que apoyen esta manera de vivir.

    ResponderEliminar
  6. Estamos solos. No es con este gobierno que se va a resolver el problema de inseguridad. Nos toca ser creativos para protegernos Hace algo así como un año, bajando hacia Puerto Cabello a eso de las seis de la mañana, pinché un caucho. Al detenerme en el hombrillo, lo hizo también otro carro detrás de mí. Al bajarme vi venir un individuo de frente, mientras el del carro de atrás me gritaba " que vaina, vamos a apurarnos a cambiar ese caucho, ¿Tienes la llave y el gato? Confundido, pues no lo conocía, le seguí la corriente. El individuo que venía de frente llegó hasta el carro y se fue. Después de esto el amigo que se detuvo detrás de mí me explicó que cuando vio lo que me ocurría decidió pararse solidariamente, pues él había sido víctima de robo de la misma manera. El decidió arriesgarse para protegerme. Allí está la clave. Si promovemos un movimiento "Hoy por ti mañana por mi" y cuando vamos en una autopista o carretera y vemos que algún carro delante de nosotros se detiene, parémonos detrás del mismo, hagámoslo mas de uno y tendremos un grupo de carros y personas mucho mas difíciles de atracar. Si esto hubiera pasado así el lunes, probablemente Mónica Spears y su pareja estarían vivos. Nadie los ayudó. Entiendo que esto nos pueda dar miedo, pero mas miedo daría el ser nosotros los accidentados y estar solos en la noche y ser víctimas de esta práctica diaria y común en nuestro país. Promovamos todos el #HOY POR TI MAÑANA POR MI. #HoyPorTiMañanaPorMi Significa no dejar solo a ningún accidentado en la carretera. También significa que no estaremos solos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOSE MORA SALUDOS AMIGO MUY BUENA SU PROPOSICION DEBEMOS SER SOLIDARIO CON NUESTROS SEMAJANTES EN CARRETERAS

      Eliminar
    2. Esa es de las cosas que mas tristeza me da en lo personal... recuerdo haber crecido en un pais de gente que daba direcciones, daba colas, auxiliaba a extraños accidentados, hablaba con desconocidos... todo eso cambio por desconfianza hacia los otros, después que tantos "otros" nos han jodido!

      Eliminar
  7. Excelente iniciativa, que contribuye a minimizar una arista del problema, solo con actividades cooperativas.
    Es impresionante, Chuo Torrealba logra resumir en 1355 palabras una visión objetiva, no pesimista, ni politiquera, de una realidad que va mas alla de las muertes de Monica Spear y su esposo. Comparto plenamente su visión desde los antecedentes, las causas y sobre todo parte de su reflexión final.
    "Y los venezolanos debemos y podemos revertirla. Esa es la realidad que hay que enfrentar y resolver. ¡Y claro que se puede!."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente alternativa, pero muchos les da miedo pararse porque han utilizado eso de aparentar estar accidentados y al pararte te salen de algún lado los cómplices de los supuestos accidentados, pero a pesar de todo muchos estaremos dispuestos a proteger a nuestro hermano en problemas. PERO ADEMAS DE ESTO TENEMOS QUE ESTAR CONCIENTES QUE NO ES LA SOLUCIÓN, LA SOLUCIÓN ESTA EN NUESTRAS MANOS COMO PUEBLO TIENE QUE HABER REACCIÓN A ESE MIEDO MANDARLO AL CARAJO, MAS MIEDO DA MORIR DE ESA MANERA , EN MANOS DE ASESINOS SIN COMPASIÓN. REACCIONA VENEZUELA YA.

      Eliminar
    2. EXCELENTE TU COMENTARIO......

      Eliminar
  8. MEJOR IMPOSIBLE!!!!! QUE SI SE PUEDE? CLARO QUE SI !!!! PERO TENEMOS QUE TRABAJAR EN LA RE-CONSTRUCCIÓN DE LOS VALORES Y ESTO ES DESDE EL HOGAR QUE ES LA BASE DE UNA SOCIEDAD, HAY QUE ACABAR CON ESA FORMA TOXICA QUE LE HAN HECHO VER A UN GRUPO DE VENEZOLANOS PARA UTILIZARLOS COMO TONTOS Y PODER EL GOBIERNO SEGUIR HACIENDO DE LAS SUYAS......YA BASTA....!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Cuando yo nací hace 50 años ya existía los cerros y la delincuencia...asi ni que venga el papa a Venezuela a gobernar esto no se arregla ...depende no de un gobierno ni de un color es deber de todos los Venezolanos cambiar esta Violencia que sacude a el país desde hace muchos años...

    ResponderEliminar
  10. Petición para detener la violencia, iniciado por ciudadanos de a pie,
    https://secure.avaaz.org/es/petition/Presidente_de_la_Republica_Bolivariana_de_Venezuela_CIDH_OEA_Paz_para_Venezuela_No_mas_Violencia/

    ResponderEliminar
  11. Hermanos yo doy como ejemplo la política de mano dura que tiene brasil contra la delincuencia, en donde las fabelas las tienen algo controladas.

    ResponderEliminar
  12. Esa es la realidad hermano y el gobierno solo se tapa los ojos y repudia a los miles de imigrantes que hemos salido del pais en busca de un futuro brillante para los hijos NUESTROS LOS HIJOS de VENEZUELA QUE SON EL FUTURO DEL MANANA

    ResponderEliminar
  13. En Venezuela existe tantísima gente indolente y pesimista que de seguir así no quedarán mujeres que paran más Venezolanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las habrá, las de los barrios que no les interesa que sus hijos pasen trabajo, esas que se llenan de muchacho y no tienen ni un sueldo mínimo. Y que por ser indolentes, pues les resbala; porque es más barato parir, que protegerse!!!

      Eliminar
  14. Mis oraciones por cada uno de los venezolanos

    ResponderEliminar
  15. Ninguno de los gobiernos es culpable de todo esto para mi punto de vista gran parte de la culpa esta dentro de casa, los padres que criaron a los padres de los jovenes de ahora que algundia seran padres que criaran los padres de el fururo. La mayor parte de todo lo que pasa en las calles, esta hechas por los hijos de padres poco ejemplares. todo esto es la raiz de el problema que tenemos ahora en cuanto a la criminalidad corrupcion etc... todo se trata de la mentalidad que domina esta sociedad, mejor aun que una mano fuerte de la ley, mejor que la precion o el contraataque, es combatir nuestra mentalidad, hasta ahora la guerra de la inseguridad esta perdida y seguira perdiendo, lo que se puede hacer desde ahora es cambiar nuestra manera de pensar teniendo la raiz dentro de casa. si no hemos podido ser buenos padres debemos ayudar a nuestros hijos a q en un futuro lo sean solo hay esta la solucion. no se trata de el delincuente ni de el policia o el politico ni los gobiernos. por que el problemas esta en todos ellos esta en la mente y no importa cual sea nuestro puesto. nuestra mente es tercer mundista y se trata de eso solo eso. estoy orgulloso de la gente que en este momento esta luchando contra si mismo. YO TAMBIEN LO ESTOY HACIENDO. todos ustedes y yo no tenemos la culpa de haber crecido en esta sociedad presente creada por nuestras desendencias, ahora somos parte de ella la vivimos y tambien pagamos sus faltas, y en nuestras manos esta la sociedad de el futuro, futuro donde estaran nuestras desendencias y dependera de nosotros. Me he convertido en padre y con claridad puedo ver como se desenvuelve la sociedad, se como fue la vida de mis padres y de mis abuelos,y aunque no hemos sido la escoria de la sociedad hay una serie de faltas y defectos que se transmiten dentro de nuestra casa y fuera, aun peor. Razonamiento y reflexion es un buen comienzo. no dejemos que nuestras futuras generaciones sigan pagando nuestras fallas, fallas q hemos estado llevando de generaciones.

    ResponderEliminar
  16. el problema es que podemos crear iniciativas para protegernos como comunidad pero siempre habrá la impunidad, es de saber que todo funcionario publico que debe asegurar nuestra seguridad llámese policía, guardia, cicpc entre otras saben quienes son los delincuentes donde viven y sus modos operandis pero la corrupción que se vive con la cultura del chanchullo y cuanto hay pa eso, nos mantendrá como estamos, es verdad que como venezolanos tenemos que cambiar pero quien debe propiciar ese cambio es lamentablemente el gobierno, dando verdadera educación al pueblo y no el CHAVEZ VIVE LA LUCHA SIGUE, fomentando la educación desde el hogar creando proyectos que ayuden a rescatar los valores de la familia venezolana que lamentablemente en los barrios en donde menos existen, donde los niños se crían con un hermano que al mismo tiempo es su tío, y a los cuales no se les enseña el respeto por la vida. Hay un nivel de degradación social en todo el mundo pero Mi Bella Venezuela se llevo el premio gordo pero a pesar de todo no la cambio por nada, y espero algún día en lo que queda vida poder decir VENEZUELA TERRITORIO PARA LA VIDA Y LA VERDADERA FELICIDAD

    ResponderEliminar
  17. esto lo que vivimos todos los días en Venezuela la inseguridad, nuestro presidente chavez estará muy triste en ver todo lo que esta pasando en nuestro país hay que reforzar mas la seguridad en nuestro país

    ResponderEliminar
  18. Excelente cronología, sin justificar la barbarie que estamos viviendo, el nivel des humano que hay en nuestro Pais es a todo nivel, el Estado no sirve pero el sector privado (Clinicas, Universidades, Empresas) son de lo peorcito

    ResponderEliminar
  19. Antes de morir, el liderazgo de Hugo Chávez cedió su gobierno a la dictadura Castrense, la cual secunda hoy Maduro en una gravísima incompetencia. Ahora multitudes venezolanas de culturización precaria se sumergen en una masa fanatizada perdiendo la racionalidad personal a favor de la emotividad colectiva sobre el culto chavista. Histeria colectiva que, por contagio, contamina incluso a quienes carecen de motivos para dejarse atrapar... Así se ha creado también una suerte de disfunción mental colectiva, que se ha dejado avanzar y ha acabado por erigirse en verdad según la doctrina Goebbels que secundaba a Hitler. Tenemos el mismo resultado: lo irracional se ha vuelto respetable.
    La corrupción de Venezuela ya se ha enconado a su máxima expresión en una total irracionalidad y anarquía. Es hora de que el País se rebele en contra de las fuerzas del mal que lo agobia.
    Que en este nuevo año sea la indignación de los ciudadanos Venezolanos lo suficientemente poderosa para revelarse en contra de las fuerzas del mal, expulsando todo lo que embarga nuestra inseguridad presente y futura: Fuera con los Castros y su inteligencia torturadora, fuera el usurpador de la presidencia; fuera los ministros beyacos; fuera los politiqueros ladrones; fuera los magistrados y representantes institucionales comprados, testaferros de la mafia venezolana, fuera con los representantes de pdvsa que nos roban del erario nacional; fuera con la milicia y policia corrupta quienes difunden armas a la juventud; fuera con la violencia producto de la anarquía; fuera con la desidia de los civiles pusilánimes, irresolutos por el terror y la locura. El verdadero enemigo esta entre nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, excelente reflexión!!!!

      Eliminar
  20. ¿Qué virtud puede haber en la Venezuela de hoy, mientras se pierde la libertad, la justicia, la paz y la vida misma en nombre de un régimen obsoleto como el de los Castros? Estos son invasores, gángsteres vampíricos instalados para establecer un sistema que no tiene nada que ver con ningún sistema, marxista o socialista, quienes pretenden justificarse mediante una supuesta comparación de las faltas de otros sistemas políticos.

    Un sistema político debe ser ante todo moral, de lo contrario no vale un bledo. ¿Cuántas veces hemos sido testigos de una revolución idealista como una manifestación neurótica que invariablemente resulta en genocidio? Este es el destino de la batalla sin tregua impuesta por la anarquía que nos apodera gracias al importe Cubano-castrense.

    Puede sonar respetable hablar de justicia, cuando en realidad se trata de una lucha irracional por el poder, cuando los pobres están peor que nunca, cuando el hampa abarca todos los sectores de la vida pública y política, una parodia de la decencia, una burla de los derechos humanos. La solución no está en los libros ni en el tiempo que se necesita para educar las masas. La solución está primero en purgar el carácter ignominioso que se ha sembrado en el corazón de los venezolanos. Las víctimas no pertenecen a un solo sector, sino a todos, a manos de un delirante narcisista dictador como Fidel Castro en su esfuerzo por darnos su último legado nefasto . Insto a que se unan a la protesta de conciencia; fuera el invasor!

    ResponderEliminar
  21. y hasta el colmo podemos ver como se ríen los del gobierno de los muerto alegando que es mentira, que aquí todo esta bien, aquí la gente se esta muriendo "porque ellos quieren". Les debería dar verguenza, creo que no conocen esa palabra, que triste, pero todo es posible si puedes creer. ora,ama, perdona, para que Dios tenga Misericordia de nosotros

    ResponderEliminar
  22. Sr. rfmorin, todo lo que ud. ha manifestado es la pura realidad y pienso que además de expulsar a toda esa plaga cubana de nuestra hermosa y privilegiada patria, debemos, sí, luchar porque en los hogares vuelvan a prevalecer los valores que nos fueron inculcados por nuestros abuelos y padres. El día que en las familias vuelva a reinar el respeto, ese día las cosas cambiarán para nuestro país. La educación es la base de todo. Luchemos cada quien en la medida de sus posibilidades para volver a sembrar todas las enseñanzas que han sido arrancadas de las familias, enseñar a nuestras hijas a que hoy no se pueden tener los hijos que Dios manda, que sólo se pueden tener los que estamos seguros de poder alimentar, vestir, educar y amar. Enseñar a nuestros hijos que las mujeres se respetan que, como decía mi abuelo: "A las mujeres no se maltrata de ninguna forma, ni con el pétalo de una rosa" y enseñó a sus hijos a valorarlas y enaltecerlas. Hoy las mujeres son objeto, y lo más triste con la anuencia de ellas mismas, perdieron el respeto por ellas mismas. Así que debemos todos unirnos y luchar por erradicar de nuestros hogares la descomposición social que nos está ahogando y es la verdadera culpable de todos los males que aquejan a nuestro país.

    ResponderEliminar