domingo, 17 de mayo de 2015

RESPUESTA PÚBLICA A LUIS VICENTE LEÓN (..."¿Y después de las primarias qué?")


Epa, Luis, quihúbole. Escribo esta respuesta pública a tu carta abierta del domingo pasado agradeciendo que hayas escogido este mecanismo como pretexto para compartir con los lectores reflexiones sobre los retos del presente y las interrogantes del futuro. Como afirmas, hay que usar pretextos, excusas para abordar estos temas, no porque sean necesarios en nuestro intercambio personal, ya que nos encontramos con alguna frecuencia y nos decimos las cosas sin anestesia y con amistosa cordialidad. Pero en Venezuela, en este país país que ya se despolarizó pero en el que algunas supuestas vanguardias siguen confundiendo sectarismo con radicalidad, intercambiar razones y argumentos, en vez de consignas o latiguillos, a veces cuesta. Como dice El Ciudadano, “no es fácil”… 


ESTA NOVELA ES OTRA… 

Concuerdo contigo en que la Venezuela que rechaza el proyecto totalitario tiene hoy la mejor oportunidad de los últimos 16 años para propinar al régimen una derrota electoral contundente. Todos los datos (encuestas, focus group, estudios cuali-cuantitativos) lo confirman, corroborando así lo que empíricamente se verifica en la calle: Esta novela es otra, este cuento cambió. A la fórmula mágica que le permitió a Chávez por mas de una década mantener un amplio dominio, le ocurrió lo mismo que a casi todos los medicamentos en estos tiempos: Se agotó, no se encuentra, porque sus ingredientes desaparecieron. 

 Los “principios activos” de esta droga eran dos: Gratificación material y gratificación simbólica. La primera consistía en el uso de los sobrantes de la chequera petrolera para atender requerimientos puntuales de las mayorías empobrecidas, a través de una política social asistencialista y clientelar que convirtió en “favores” lo que en rigor son derechos. La segunda consistía en un discurso demagógico que “visibilizaba” a los pobres, que los “empoderaba” retóricamente, que –en definitiva- atendía a la muy humana exigencia de reconocimiento. Chávez era en un maestro en combinar las proporciones de su fórmula: Cuando se acercaba una elección, aumentaba la gratificación material; Cuando se alejaban los comicios, incrementaba la gratificación simbólica. Y así fue pedaleando, manteniendo el equilibrio de la bicicleta del poder incluso cuando, a partir del 2007, inició la cuesta abajo… 


CAMBIANDO LA “CARA DE GOL EN CONTRA”… 

Difiero si en lo tajante de tu afirmación de que “las oportunidades opositoras poco tienen que ver con ella misma y se deben más al deterioro chavista”. Esa es, a mi juicio, una visión “fotográfica” de la política, que capta el instante pero no el proceso. Esa foto registra una obviedad engañosa: “Siendo Maduro tan malo, Diosdado tan rupestre y la crisis tan profunda, si la oposición no ha ganado es porque es demasiado maula ella también”, dice quien agarra el rábano por las hojas. Pero si en vez de ver sólo el fotograma apreciamos la película completa, llegaremos a la conclusión de que para que hoy existan “ventajas opositoras” primero tiene que haber oposición, y hoy existe oposición porque durante catorce de estos 16 años hubo hombres y mujeres que se empeñaron en desafiar un liderazgo “galáctico” que tenía todo el dinero del mundo, todo el poder en un puño, el control de todas las instituciones y popularidad para regalar. 


Jugando con cara de gol en contra, esa oposición erró y corrigió el rumbo una, y otra, y otra vez, hasta que fue logrando un conjunto importante de victorias parciales (referendo constitucional 2007, elecciones regionales y municipales del 2008, mayoría del no chavismo en el voto popular en las parlamentarias del 2010, incremento de 30% en la votación opositora en las presidenciales del 2012 y final de infarto en las de 2013), que hoy están a punto de convertirse en una amplia victoria nacional, en un partido que podemos jugar con la serenidad de quien se sabe con el marcador a favor. Como ves, no pretendo “reivindicar” lo hecho por la Unidad en los últimos seis meses, lapso en que he estado al frente de la conserjería del condominio opositor, sino reconocer el inmenso esfuerzo que por mas de tres lustros ha hecho gente que ha peleado en condiciones de amplia desventaja, pero sin cuyo esfuerzo no tendríamos la posibilidad de victoria que hoy ambos reconocemos. 


CAMBIAR “NARRATIVA”… Y NARRADOR! 

Pero convertir la “posibilidad” de victoria en hecho victorioso, “transformar la energía potencial en energía cinética”, pasa no sólo por un cambio en “la narrativa”, sino por un cambio sustancial en “el narrador”. Hace dos meses, cuando cualquier opinador de oficio era interrogado en radio o TV sobre las posibilidades electorales de la oposición, éste engolaba la voz y decía: “hay un gran descontento, que la oposición no sabe capitalizar…”. Hoy, cuando todas las encuestas indican que la intención de voto opositor duplica o triplica la del gobierno, cuando los sondeos más conservadores nos dan una ventaja de 20 puntos, es evidente que el malestar socioeconómico si esta siendo capitalizado política y electoralmente por la Unidad. Y eso es importante, pero no suficiente. 


¿Y DESPUÉS DE LAS PRIMARIAS QUÉ? 

En efecto, “capitalizar el descontento” es un proceso de opinión, pero hay que ir más allá de la mera opinión. No basta con enriquecer la narrativa, incorporando una oferta política atractiva y movilizadora. ADEMÁS ES PRECISO ASUMIR QUE, DE ESA NARRATIVA, NARRADORES SOMOS TODOS. Ahora, una vez superadas las primarias opositoras, entramos en una fase de la crisis política en la que, preciso es reconocerlo, nadie tiene mucha experiencia: los partidos políticos, devenidos en maquinarias expertas en participar en elecciones, poco saben de construir organización en la base de la pirámide; Los ciudadanos, acostumbrados durante décadas a ser espectadores de lo público, tenemos poca experiencia en el ejercicio de la dimensión pública, es decir, la dimensión POLÍTICA del ser ciudadano. 


Y eso es lo que nos toca ahora, a unos y a otros: Ponernos a construir aceleradamente una red de base, en cada comunidad, en los alrededores de cada centro de votación. Una red que sea capaz no sólo de movilizar votantes cuando toque hacerlo, sino de protestar hoy, en el día a día, por la falta de agua, por los apagones recurrentes, por la inseguridad desbordada, por la inflación desbocada, por nuestros derechos humanos, civiles y políticos, económicos y sociales. Una red que llegado el momento sea capaz de movilizar a todo el electorado demócrata, sea capaz de apoyar a nuestros testigos y miembros de mesa, Y SEA CAPAZ DE DEFENDER LA VICTORIA DEMOCRÁTICA Y POPULAR DONDE HAYA QUE DEFENDERLA, EN LAS MESAS Y EN LA CALLE, con presencia pacífica, si, pero asertiva y contundente. 


CRISIS POLITICA Y CAMBIO DEL PODER 

Estemos claros, Luis: Más allá de estas elecciones, aparentemente ganables pero aun sin fecha, la construcción y funcionamiento de esa red de base es vital para encauzar la acción del pueblo democrático frente a CUALQUIER escenario que se produzca, de los muchos que son posibles en el desarrollo de una crisis política que se da además en el marco de una severa crisis humanitaria. ¿Suerte? Si, la necesitaremos. Pero no dejemos a la suerte lo que debe resolver el trabajo. 

Recibe un fuerte abrazo de tu siempre pana,

Chúo 

domingo, 10 de mayo de 2015

El asesinato de Franklin Brito y la agresión a @EmpresasPolar tienen un mismo autor: ¡EL GOBIERNO DEL HAMBRE!


Para Elena Rodríguez de Brito y Leonor Giménez de Mendoza, madres venezolanas que desde sus distintas circunstancias han luchado y luchan por un mejor país, como todas las madres venezolanas 

Son muchos los que recuerdan estremecidos la forma en que terminó la lucha de Franklin Brito, cuando murió la noche del 30 de agosto de 2010, recluído contra su voluntad en una dependencia del Hospital Militar, convertido en un saco de huesos. Su cadaver, de casi dos metros de altura, pesaba menos de 40 kilos, como resultado de las seis huelgas de hambre que desde el año 2003 habia desarrollado reclamando justicia. 


Pero son pocos los que recuerdan como empezó su pelea: Brito, biólogo de profesión, era un pequeño productor agrícola en las cercanías del poblado Guaratara, Municipio Sucre del Estado Bolívar, al sur de Venezuela. Al denunciar y evitar la realización de un plan municipal de uso de pesticidas con severo impacto ecológico, Brito desbarató el negocio que tenía “cuadrado” algun burócrata y se convirtió en enemigo de la mafia oficialista local, que no tardó en tomar represalias. En breve tiempo aparecieron unas “cartas agrarias” , mecanismo utilizado por el Gobierno para promover y pretender “legalizar” invasiones de fundos, fincas y haciendas. Las por cierto escasas tierras en que el campesino Franklin Brito producía alimentos para su familia y para la comunidad fueron invadidas. Sus cultivos fueron destrozados. Un año despues de su muerte, las tierras por las que dio la vida permanecían abandonadas. Allí donde algunas vez se produjo alimento, hoy solo queda desolación. Donde antes se producía comida, ahora el gobierno impuso el hambre. 


Lo que ocurrió en la pequeña propiedad de Franklin Brito pasó en todo el país. A la fuerza, mediante invasiones, expropiaciones, estatizaciones o simplemente permitiendo que el hampa o la guerrilla exterminara o alejara a los productores agropecuarios, el Gobierno se hizo dueño de la mayor capacidad de producción del país. El despojo no se limitó a los productores primarios, sino que afectó tambien a la agroindustria. El sector oficial tiene hoy bajo su control capacidad instalada para producir azúcar, leche, café, harina de trigo, harina precocida de maíz, aceite, margarina y además participa en la producción de pañales y productos de limpieza. El Gobierno también tiene el monopolio de industrias estratégicas como el acero, el aluminio, el cemento, las cabillas, el vidrio, entre otros, que son vitales para otros sectores de la economía como lo es el sector de la construcción. 


Pero resulta que aquellos bienes en cuya generación el gobierno participa o pudiera participar por contar con capacidad instalada para ello, son precisamente los productos que hoy están desaparecidos de los anaqueles y comercios, incluso de los establecimientos de la red publica de comercialización. No es “casual”. El régimen “ni lava ni presta la batea”, como reza el dicho popular venezolano: quienes manejan las palancas del poder ni dejan que los propietarios privados produzcan, ni producen ellos. ¿Por qué? Pues porque durante varios años, en virtud de los altos precios internacionales del petróleo, habia dólares suficientes para sustituir con importaciones desordenadas, corruptas y antipatrióticas los productos que antes se producían en nuestro país. Así fue como durante unos años el consumidor venezolano se acostumbró a ver en las neveras y anaqueles como desaparecía la carne de res venezolana, sustituida por carne brasileña; la leche venezolana, pasteurizada y el polvo, desapareciò tambien, para ser sustituida por extrañas marcas ecuatorianas, bolivianas o uruguayas. Peces y mariscos capturados por la flota de pesca de arrastrre nicaraguence estaban en nuestros comercios, porque la flota arrastradora venezolana, la más importante del continente, fue desmantelada por el gobierno... 


En el sector alimentos el gobierno convirtiò en politica de Estado la importación indiscriminada. Según el INE, desde 1998 hasta 2013 las importaciones de carne aumentaron 19.682%, las de café aumentaron 1.319% y las de leche pasteurizada aumentaron 1.002%. Pero… el panorama de los precios petroleros cambió, y los dólares se hicieron escasos. Hoy GRACIAS AL GOBIERNO Venezuela no tiene dólares, y producción nacional tampoco. Por eso hoy no se encuentra carne de res de ninguna “nacionalidad”. Por eso hoy tomarse un café es un lujo. Por eso hoy ni mala leche tiene el pueblo venezolano. Esta situación se repite en la gran mayoría de los rubros, y no es producto simplememte de la imprevisión o la incapacidad, sino de la vocación corrupta: El régimen convirtió el hambre del pueblo en su gran negocio: destruyó la producción nacional y asignó los dólares a un grupo de enchufados que se han hecho millonarios importando cosas que antes se producían aquí. Si las importan podridas o vencidas, como ocurrió en el impune caso PUDREVAL, no les importa. Para ellos lo relevante es el monto de sus comisiones, no que el pueblo se alimente. 


Siendo ya evidente para todos los venezolanos que tenemos por delante el rojo camino a la hambruna y la hiperinflación, el régimen muestra una de sus muy pocas habilidades: Ellos no saben construir soluciones, pero en su lugar inventan excusas y culpables. La excusa para este desastre es la necedad de la supuesta “guerra económica”, y los inventados “culpables” que quieren criminalizar son precisamente los productores que ellos no dejan producir. Los que ayer asesinaron a Franklin Brito, hoy embisten contra Empresas Polar y contra otros productores que a duras penas sobreviven. En vez de atender las denuncias que casi diariamente hacen los trabajadores de las empresas estatizadas por ser éstas pasto de la corrupción y la ineficiencia, el régimen agrede, hostiga y realiza “fiscalizaciones” agresivas a los emprendedores privados que si han demostrado tener capacidad y vocación para producir los alimentos que el pueblo venezolano necesita. 


Hoy defender la libre empresa es defender la libertad de trabajo y el derecho del pueblo a la alimentación. Impedir que el gobierno le haga a lo que queda de la empresa privada lo que le hicieron a las tierras de Franklin Brito es defender el estómago y la libertad del venezolano. Salir de esta crisis solo será posible con un gran acuerdo nacional en el que participen Gobierno, empresarios y trabajadores. Pero este gobierno no es capaz de ponerse de acuerdo con nadie. Necesitamos, en consecuencia, un nuevo gobierno. ¡Por la victoria democrática en las elecciones parlamentarias se empieza! ¡Palante!

DEL "SACUDÓN" AL "REVOLCÓN" LO QUE NO HAY ES SOLUCIÓN...

Momento en que los empleados públicos congregados en la Plaza Oleary de Caracas el pasado viernes Primero de Mayo le arrojan un objeto a la cara (¿Una franela, un pañal?) a Nicolás Maduro Moros... Como con el episodio del mango, él dirá luego que fue "una manifestación de afecto"...

Publicado en los diarios La Voz y 2001 y en el portal www.lapatilla.com el domingo 3-5-2015
 
Ante el ofensivo y decepcionante discurso emitido el viernes Primero de Mayo por el Sr. Nicolás Maduro Moros con motivo del Día del Trabajador, rico en adjetivos y vacío de soluciones, la Unidad Democrática fija posición en los siguientes términos: 

POR UNA VENEZUELA TRABAJADORA Y DEMOCRÁTICA, NO MADURISTA Y BOLIBURGUESA 

1. Lamentamos profundamente el vergonzoso espectáculo dado por quien funge como Jefe de Estado, al dar prioridad a una marcha en un país extranjero antes que dar cara a los reclamos de los trabajadores venezolanos. Ningún obrero venezolano, ningún trabajador de esta Patria, sea oficialista o sea opositor, merece esa falta de respeto. Maduro al irrespetarnos a todos nos unió a todos, en su contra. 

2. Rechazamos todas las agresiones proferidas por quien ocupa la Primera Magistratura contra la clase obrera venezolana. “Inconscientes, egoístas, parcelados, personalistas”, fueron sólo algunos de los epítetos que usó contra los asistentes a su propio acto, que abuchearon su anuncio de incremento salarial de apenas 30%, a todas luces insuficiente ante una inflación anualizada superior al 90% y que podría terminar este año cercana al 200%. Maduro se atrevió a decir que “a la clase obrera aún le falta mucho para poder asumir la conducción de la economía nacional”, cuando la realidad es que los resultados económicos de los últimos 16 años prueban que quienes no han estado, no están ni estarán a la altura del reto es el funcionariado ineficiente y corrupto que solo ha sabido destruir la economía venezolana y saquear el ingreso petrolero nacional para enriquecer obscenamente a la boliburguesía parasitaria. 

3. Vano es el intento de Maduro de dividir a los venezolanos entre “quienes quieren defender la Patria y quienes la entregan”. Muy grandes le quedan esas palabras a quien no ha sabido ni querido defender nuestro Esequibo. Hoy Venezuela no admite más divisiones ni divisionistas. La inmensa mayoría del país, integrada por quienes siempre hemos sido oposición y quienes en la actualidad se están desengañando del proyecto totalitario, está unida y creciendo, lista para enfrentar y vencer a este desgobierno. 

4. En la Venezuela actual 37% de la Población Económicamente Activa está en la informalidad económica; 36% está ocupada en el sector público; 26% labora en el sector privado, fundamentalmente en el área de comercio y servicios, porque el sector industrial manufacturero está destruido; más de la mitad de los trabajadores venezolanos carece de prestaciones sociales, antigüedad, cesantía y otros beneficios de Ley; 6 de cada 10 trabajadores venezolanos carecen de estabilidad laboral. Todos estos son datos fidedignos y recientes, emanados de la Encuesta de Condiciones de Vida realizada por las universidades UCV, UCAB y USB. Los no activos suman muchísimo más que el 7% que refleja la tasa oficial de desempleo abierto. Es necesario recordar que el desempleo se calcula sobre la base de quienes buscan trabajo y no lo encuentran, y en la Venezuela de hoy son muchos los que ni siquiera hacen el intento de buscar trabajo, bien sea porque están resignados a no encontrarlo, o porque la prédica asistencialista destruyó su cultura del trabajo y los redujo a la condición de siervos del Estado, o porque se han incorporado a los circuitos de subsistencia económica vinculados a transgresiones legales, como los del “bachaqueo”. Este es el desolador panorama actual que enfrentan los trabajadores. Era de esto de lo que hoy tenía que hablar el Sr. Maduro Moros, no para insultar ni para inventar falsos culpables. Y no lo hizo. 

5. Reiteramos nuestra solidaridad con TODOS los trabajadores venezolanos: Con los tres dirigentes sindicales chavistas de SIDOR que actualmente son presos políticos de este gobierno; Con los trabajadores de Empresas Polar, amenazados por el Gobierno por ser productivos y eficientes; Con los trabajadores de las ensambladoras de vehículos al borde del cierre porque el gobierno niega las divisas para importar insumos y materia prima; Con los trabajadores del campo y de la ciudad, del sector público y del privado, de la administración central y los de las gobernaciones y alcaldías, con todos. Para que en Venezuela se pueda realmente celebrar el Día del Trabajador tiene que haber trabajo, para que haya trabajo tiene que haber empresas, para que haya empresas tiene que haber un nuevo gobierno y un nuevo modelo económico, basado en la generación eficiente y la distribución justa de riqueza, y no en la propagación de la miseria. En ese sentido, la Unidad Democrática seguirá luchando para lograr ese cambio, por encima de todas las provocaciones y adversidades, conscientes de la mayoría que hoy somos, mayoría que vamos a ejercer en beneficio de todo el país, y que junto a todo el país sabremos defender. 

El pueblo venezolano va a lograr ese cambio necesario y urgente no tirando al rostro del decadente Poder mangos o franelas. Votos, millones de votos es lo que le vamos a pegar por la cara y por el pecho a esa burocracia prepotente y corrupta, a esa boliburguesía parasitaria y voraz. Y ese triunfo será un triunfo de esta inmensa mayoría honesta y trabajadora, que hoy está unida, más allá de banderas partidistas o credos ideológicos, por nuestro derecho a vivir y progresar en paz. 

DEL “SACUDÓN” AL “REVOLCÓN”, PURO CUENTO Y CORRUPCIÓN 

El 28 de Junio de 2014 Maduro Moros anunció que perpetraría un “sacudón” en la estructura del Estado. Transcurridos dos meses y cuatro días , el 2 de septiembre del mismo año, fue que se produjo el fulano “sacudón”, que en realidad apenas fue un “meneíto”, pues el único “sacudido” fue Rafael Ramírez de la presidencia de PDVSA. Ahora, ocho meses después, Maduro regresa con un nuevo cuento: “el revolcón”, que supuestamente anunciaría el pasado Primero de Mayo. Palabras, insultos, amenazas, peleas hasta con sus propios seguidores. Pero ninguna solución a los problemas reales del país: Escasez, carestía, desabastecimiento, inseguridad. 



¿Cuántos policías han sido asesinados en los ocho meses que van del “sacudón” al “revolcón”? ¿Cuántos productos han desaparecido en ese tiempo? ¿Cuánto han subido los precios del pollo, de la carne, de los huevos, del azúcar, del café, en estos ocho meses, en estos dos años, en estos 16 años de habladera, de promesas? Durante todo este tiempo, los venezolanos (especialmente los más pobres) nos hemos visto “sacudidos” efectivamente por el hambre y la inseguridad, mientras el funcionariado corrupto y a boliburguesía parasitaria se “revuelca” en los dólares que se han robado. 

Esa es la verdad. Por eso es que se les acabo el tiempo. El pueblo ya no los quiere. Los corruptos rojo-rojitos tienen sus dólares y sus fusiles, pero eso no les alcanzará para mantenerse en el poder, porque el pueblo lo perdieron. ¡Pa’ fuera es que van! ¡La Fuerza es la Unión! 


LITERALMENTE, ESTE GOBIERNO NO TIENE REMEDIO...


(Publicado en los diarios La Voz y 2001, y en el portal www.lapatilla.com, el domingo 26-4-2015)

En una declaración tan escandalosa como insólita, el cuarto ministro de salud designado por Nicolás Maduro en apenas dos años afirmó que, ante la brutal escasez de medicinas que sufre nuestro país, la solución es… ¡Disminuir el consumo de medicamentos! Al menos así lo recogió el pasado viernes 24 un diario cuya línea editorial e informativa ahora es claramente favorable al gobierno, El Universal: “Ventura: Hay que disminuir el consumo de medicamentos en el país” , tituló su nota la periodista Ana Sofía Gómez. Pueden verificar el texto completo de esa indignante declaración siguiendo este enlace: http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/150424/ventura-hay-que-disminuir-el-consumo-de-medicamentos-en-el-pais. 

PARA SENTIR VENGUENZA PRIMERO HAY QUE TENERLA...

Es vergonzoso que un Ministro de Salud médico de profesión (hay que aclararlo, porque durante los últimos 16 años este desgobierno irresponsable ha designado al frente del Despacho de Salud a varios sujetos sin ninguna noción ni preparación profesional en el área), en lugar de procurar resolver el problema de los pacientes, que es el acceso oportuno y suficiente a las medicinas que necesita para salvar su vida o para preservar su calidad, se empeñe mas bien en resolver el problema del gobierno con los dólares, ahora escasos tras 16 años de impune saqueo oficial. En vez de cancelar los cuatro mil millones de dólares que el gobierno adeuda a los laboratorios y empresas del gremio farmacéutico privado, en vez de acabar con la generalizada ineficiencia de los servicios públicos de producción de medicamentos y en vez de extirpar y castigar la probada corrupción en las importaciones oficiales de medicinas vencidas y de baja calidad, que muchas veces terminan siendo escondidas, enterradas o incineradas por el propio gobierno, en vez de esas medidas elementales que cualquier gobierno serio adoptaría, la “solución” que propone el Ministro no puede ser más patética: Como hay pocas medicinas, entonces el venezolano “debe consumir menos medicamentos”… ¡Como si la gente tomara medicinas por placer, gusto o deporte! ¡Como si no fuera esa un área en la que literalmente esta en juego la vida de la gente! 

ESTO NI ES "SERIO" NI ES "GOBIERNO"...

Pero en efecto, las medidas que tomaría “cualquier gobierno serio” no están al alcance de “esto” que hoy padecemos los venezolanos, porque “esto” ni es serio ni es gobierno. Evidentemente “esto” que hoy tenemos no es una democracia, porque democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, y esto que hoy padecemos es un desgobierno contra el pueblo en nombre de él; Tampoco es una República, porque la república es una estructura con poderes independientes que se controlan y regulan mutuamente, y aquí lo que tenemos hoy es un lamentable secuestro de todos los poderes por una banda presupuestívora y cleptómana. Entonces, a falta de mejor definición, habrá que decir que esto es un “régimen” (según el DRAE, “sistema político por el que se rige una nación”). Sin embargo, aun es necesario precisar que tipo de régimen enfrentamos, para poder construir las soluciones que el país necesita. Porque, volviendo al tema de las medicinas, es evidente que con este régimen los venezolanos no tendremos acceso a los remedios que necesitamos. Pero otra verdad es aun mayor: ¡Esto ocurre en el campo de las medicinas (como en el de los alimentos, como en el de los repuestos automotrices, como en cualquier otra área de la economía y la vida nacional) porque, literalmente, este régimen no tiene remedio! 

ESTO NO ES UNA "DICTADURA". EN REALIDAD, ES ALGO PEOR...

Surgen entonces las versiones. Hay quienes con mucha razón piensan que esto es una “dictadura”, una “neo-dictadura”, o una “dictadura del Siglo XXI”. Pudiendo ser acertada esa definición, probablemente se quede corta. Porque todas las dictaduras son malas, pero hay dictaduras de dictaduras. Hay aquellas “clásicas”, por llamarlas de alguna manera, que se concentran en monopolizar la política y los negocios. Pero hay otro tipos de dictaduras aun mas perversas: Son aquellas que además de capturar el dinero y el poder quieren también monopolizar los corazones y las mentes de las personas. A los adultos buscan controlarlos a través del hambre y del miedo. A los niños y jóvenes, a través de la propaganda mentirosa y el adoctrinamiento. Estas últimas no son dictaduras convencionales. Son PROCESOS TOTALITARIOS, porque buscan el CONTROL TOTAL de la sociedad y el individuo. A este último ramo de desgraciados esperpentos históricos creemos pertenece, al menos en su vocación, en sus agallas, el agonizante régimen que hoy padece nuestro país. 

ESTO NO SALE SÓLO CON VOTOS, PERO SIN VOTOS TAMPOCO...

Ahora bien: Ya caracterizada adecuadamente esta desgracia, ¿Cómo la enfrentamos y vencemos? Algunos se apresuran a asegurar “dictadura no sale con votos”, pero la experiencia histórica revela lo contrario: Chile, Polonia y Nicaragua son, entre muchos otros, ejemplos de cómo la electoral es una estrategia muy útil para combatir e incluso fulminar a un régimen dictatorial. ¡No por casualidad en los países que viven bajo dictaduras lo primero que exigen los ciudadanos demócratas es la realización de elecciones! Y cuando gracias a la presión de la gente y de la comunidad internacional se logran realizar elecciones bajo un gobierno dictatorial, generalmente tales comicios son groseramente manipulados por esos gobiernos. Aun así la oposición democrática suele aprovechar esas "rendijas", esa posibilidad (por pequeña que sea) de hacer contacto con la población, difundir el mensaje democrático y construir organización de base... 

LA NO VIOLENCIA Y LA ETICA DEMOCRÁTICA...

Obviamente, EN TODOS LOS NUMEROSOS CASOS de dictaduras caídas por el voto, la lucha electoral ha estado unida a diversas formas de lucha social. Esas "varias formas de lucha social" asociadas a una estrategia de cambio electoral y democrático EXISTEN. Son la NO VIOLENCIA ACTIVA, y constituyen el legado de Gandhi, Mandela y Luther King, entre otros. Pero atención: La NO VIOLENCIA ACTIVA no es un “manual de primaveras instantáneas” o un recetario de tácticas. Es una ACTITUD Y CONDUCTA ÉTICA ANTE LA POLITICA Y EL PODER: El objetivo no justifica los medios... ¡LOS CONDICIONA! Es decir: Nadie puede pretender construir un "cambio democrático" con métodos golpistas, autoritarios... La victoria de la gente sobre las dictaduras no es resultado del voluntarismo vanguardista sino producto de la educación, la organización y la movilización de todo un pueblo. Un proceso que para algunos puede ser “lento” o “aburrido”, pero es el que al final genera cambios históricos. 

CONSTRUIR CIUDADANÍA, COSECHAR PARA SEMBRAR!

En Venezuela lo electoral es una dimensión legítima, indispensable, PERO NO UNICA de la lucha del pueblo por la democracia y la libertad. Las elecciones son un tiempo de cosecha. PERO ANTES HAY QUE SEMBRAR. Y esa siembra consiste en educar, organizar y movilizar de abajo hacia arriba A NOSOTROS MISMOS Y A NUESTRO PRÓJIMO. No sólo para vencer a este régimen: Para detener la caída del país y para construir la Venezuela futura es necesario una dirigencia (política, si, pero también sindical, empresarial, gremial, comunitaria, cultural, etc.) y una ciudadanía que entienda y asuma que la democracia no es sólo una forma de elegir gobernantes, sino una manera de vivir, un equilibrio social. Construir esa dirigencia y esa ciudadanía es un trabajo que nadie nos va a ahorrar, que ningún voluntarismo podrá sustituir. Pero es el trabajo que tenemos que hacer. Nosotros todos. Ahora y siempre. Porque este régimen no tiene remedio… ¡Pero Venezuela si! ¡Palante!

domingo, 19 de abril de 2015

"CERO SONRISITAS", MASACRE DE POLICÍAS Y ESCASEZ DE ALIMENTOS...


El sujeto que ocupa transitoriamente el Palacio de Miraflores (no te asustes, chico, deja el miedo: Allí todo ocupante es adjetivo y transitorio, pues lo único sustantivo y permanente es el pueblo, la Nación) por fin acertó en algo. Como decíamos allá en la Calle Colonial de Los Magallanes de Catia, donde viví parte de mi infancia, “por fin pegó una”. Dijo el pasado 13 de abril, en un acto como los que él acostumbra, con charreteras y sin pueblo, “cero sonrisitas”. Y por fin tiene razón en algo. Esta, la que él desgobierna, es la Venezuela de la indignación, no de la sonrisa. 


CUANDO PARA EL MALANDRO ENFRENTARSE A LA POLICÍA ERA SUICIDIO… 

Se podía sonreír efectivamente en la Venezuela en que las policías estadales y municipales portaban armamento suficiente para enfrentar al hampa; aquella Venezuela en que “la Juda”(como llamaban los malvivientes de los años 60 y 70 a la Policía Técnica Judicial) inspiraba tanto respeto y miedo entre los malandros que su sólo nombre los hacia dispersarse. Aquella Venezuela en la que un criminal se cuidaba mucho de atentar contra un efectivo de la seguridad pública, porque hacerlo era prácticamente un suicidio. Aquella Venezuela en la que un hombre del pueblo deseaba ser policía porque, además de tratarse de un trabajo honesto, era además una protección para él mismo y su familia. 


En cambio, esta Venezuela del chavo-diosdado-madurismo, esta Venezuela en que los policías intentan combatir con pistolitas a maleantes armados con fusiles de asalto y granadas fragmentarias, esta Venezuela en que el mismo gobierno que se niega a hablar con sindicatos, empresarios, ONG´s y partidos políticos sin embargo asume al hampa como un interlocutor válido y hace con las bandas de criminales “pactos de paz” en el marco de un llamado “Movimiento Por la Paz y Por la Vida”, en esta Venezuela, en fin, fueron asesinados nueve policías en los últimos siete días, para un total de 46 policías asesinados por el hampa solo en la Gran Caracas, en lo que va de año. La víctima mas reciente es Wilmer Alberto Araujo Díaz, de 27 años de edad, asesinado en la madrugada de este sábado 18 de abril de 26 disparos, efectivo de la Policía Municipal de Brión, Higuerote, una de las “zonas de paz” concertadas por el gobierno con las bandas criminales.  Esta es la Venezuela "cero sonrisitas..."


DE LOS ANAQUELES LLENOS A LA ESCASEZ CON CAPTAHUELLAS 

Ciertamente se podía sonreír en la Venezuela en que cualquier bodega, abasto, mercado o supermercado ofrecía al venezolano la posibilidad de comprar el producto que quisiera, en la variedad que escogiera, en la presentación que se le antojara y en la cantidad que necesitara: ¿Aceite? Había vegetal, de maíz, de soya, de girasol, nacional o importado, de la marca que fuera. ¿Leche? Líquida o en polvo, larga duración o normal, descremada o completa. ¿Papel higiénico? Nacional o importado, doble hoja o sencillo, con fragancias o sin ella. Por el contrario, esta Venezuela de las colas, la escasez, las “captahuellas” en los mercados y la compra de alimentos por número de cédula, la Venezuela en la que es ahora un lujo tomar café con leche porque escasea la leche y el café también, la Venezuela en la que no se consigue jabón ni para bañarse ni para lavar, esta Venezuela de mercado negro y economía roja, es definitivamente la Venezuela “cero sonrisitas”… 


DEL PLAN DE BECAS GRAN MARISCAL DE AYACUCHO A LA INDIGENCIA EN EL EXTRANJERO 

Había motivos para sonreír en la Venezuela en que los jóvenes venezolanos, incluso los de extracción muy humilde, iban a estudiar en las universidades más importantes del mundo, con el apoyo del Estado Venezolano a través del plan de becas Gran Mariscal de Ayacucho. Esta Venezuela de hoy, en que los estudiantes venezolanos en el exterior se ven obligados a dormir en refugios, en iglesias, haciendo sólo una comida caliente al día, porque el Gobierno no sólo no los apoya sino que además impide -CENCOEX mediante- que sus propias familias los respalden, esta es la Venezuela “cero sonrisitas”… 


…PERO SE LES ACABÓ SU CUARTO DE HORA! 
Tan es cierto que ésta es una Venezuela “cero sonrisitas” que hasta en los actos oficiales, hasta en las abusivas cadenas de radio y televisión impuestas por el gobierno, son cada vez mas evidentes los rostros sombríos de los burócratas, los cuida puestos, los testaferros, los comisionistas, los aduladores y los “cuanto-hay-pa-eso”. Ellos saben que “se les acabó su cuarto de hora”, saben que tienen el sol en la espalda y el viento en contra. Saben que en la misma base oficialista nadie los quiere y que la oposición, que resistió estoicamente los años en que el oficialismo tenía montañas de dinero y un liderazgo carismático que parecía imbatible, ahora tiene un apoyo popular que triplica al oficialismo en intención de voto. 


PARA ATRÁS NI PARA COGER IMPULSO 

Nadie quiere, por supuesto, volver al pasado, aunque ese pasado con sus errores haya sido mucho mejor que este presente con sus horrores. Lo que queremos todos los venezolanos es construir una Venezuela viable para todos, un país donde comprar la comida de los muchachos no sea un calvario, un país donde nadie mate a los policías y donde los policías efectivamente protejan a los ciudadanos, un país donde nuestros jóvenes no tengan que irse al exterior pero si deben salir a estudiar puedan contar con el respaldo del Estado y de sus familias. 


¡CERO SONRISITAS! 

Durante mucho tiempo, nuestro pueblo le dio a los enchufados en el poder oportunidades que no merecían. Y esas oportunidades se las dio con sonrisitas, incluso con carcajadas. El discurso populista se disfrazaba de “simpático” para tomar medidas que al final fueron desastrosas: En medio de chistes, canciones y ocurrencias, desde el poder se estatizaron haciendas, fabricas, empresas y comercios, para convertirlos en chatarra, en terrenos improductivos. En medio de anécdotas y cuenticos se anunció como el dinero del petróleo venezolano se regalaba a los burócratas bolivianos, ecuatorianos, argentinos, nicaragüenses o cubanos; en medio de sonrisitas y aplausos el pueblo conoció los pésimos negocios hechos con Rusia, Turquía, Bielorrusia, Brasil o Irán. Pero la fiesta se acabó. El precio del petróleo bajó y nuestra Venezuela se quedo sin dinero, sin ahorros, con deudas, que se tradujeron en escasez, colas, falta de alimentos y medicinas. Y para colmo, en vez de tener en el poder al demagogo simpaticazo que nos metió en este drama, tenemos a un imitador lamentable, que cuando quiere ser cómico en realidad solo alcanza a “poner la cómica”. 


NO HAY TRAMPA QUE VALGA CUANDO EL VOTO ES MASIVO 

A ese imitador lamentable, hoy le decimos: ¡Tienes razón, “cero sonrisitas” contigo! A ti lo que el pueblo venezolano te va a dar es oposición tenaz y voto castigo. Ninguna trampa tiene éxito cuando el voto es masivo. Y ya en el mundo nadie les cree, ni siquiera sus aliados de ayer, como Brasil, Uruguay o Chile. A los corruptos y violadores de derechos humanos, el país completo y el mundo entero les dice: “Cero sonrisitas”. Con voto y calle, con calle y voto este pueblo va a rescatar su derecho a la sonrisa, a la esperanza, a la vida en prosperidad y libertad. 

¡Palante! 

domingo, 12 de abril de 2015

CADIVAZO: DEL RACIONAMIENTO DE LOS ALIMENTOS AL CUPO DE LOS DOLARES...

 
Venezuela es el único país del mundo en el que ladrones y corruptos le imponen a los ciudadanos honestos condiciones, “cupos” y normas para tener acceso A SU PROPIO DINERO y a bienes y servicios indispensables para una vida digna.

 
En efecto, eso es lo que ha venido ocurriendo en nuestro país EN TODOS LOS ORDENES, afectando para mal la calidad de vida de TODOS los sectores de la comunidad nacional. El “CADIVAZO” perpetrado por el Gobierno el pasado viernes 10 de Abril, la drástica reducción del cupo de dólares para viajeros (tanto físico como electrónico), es la continuidad de una perversa Política de Estado que persigue empobrecer a todos los venezolanos para chantajearnos, para extorsionarnos, para dominarnos por hambre, por necesidad. 

 La lógica del Cadivazo es la misma lógica de las captahuellas en los mercados, es la lógica de las colas, la lógica del establecimiento de “cuotas” para el acceso a los alimentos: El mismo Gobierno que decide que Ud. sólo puede comprar hasta un máximo de tres potes de aceite o tres paquetes de harina de maíz, ahora decide que Ud. sólo podrá tener acceso a 700 dólares para viajar. El mismo Gobierno que decide que Ud. sólo puede comprar detergente una vez por semana, decide ahora que sólo cada 4 meses usted tendrá acceso a apenas 100 dólares en su “cupo electrónico”.
 

Obviamente, el tema de fondo no es la reducción del cupo. ¡El asunto es que el cupo jamás debió existir! Imponer un cupo de dólares para viajero o para cualquier otra cosa ya es inmoral y violatorio de la libertad individual. Reducirlo es aberrante, es sumar a la violación del derecho, el escarnio y la burla. 

 Aquí el punto no es que en vez de vendernos 3 potes de aceite nos vendan seis, o que podamos comprar detergente no una vez a la semana sino dos veces, o que el cupo de dólares sea no de 700 sino de 7000. ¡No! El tema es que el Estado no tiene derecho a decidir cuando en nuestra casa se come granos, pollo o carne; El Estado no tiene derecho a decidir con que frecuencia en nuestros hogares lavamos ropa o bañamos a nuestros hijos; El Estado no tiene derecho a decidir si los venezolanos podemos o no viajar, y cuanto de nuestro propio dinero podemos usar para hacerlo.
 
 
Y mucho menos puede ejercer esos inaceptables controles un gobierno descontrolado, probadamente corrupto e ineficiente. Los malandros que permitieron el robo de los 25 mil millones de dólares en CADIVI no tienen autoridad moral ni política para decirle al ciudadano en que puede o no usar su propio dinero. Los malvivientes que se niegan a investigar como ex ministros, ex tesoreros, testaferros, comisionistas, barraganas y demás fauna de la boliburguesía depositaron 22 mil millones de dólares en la Banca Privada de Andorra, en el Banco de Madrid y en el Banco HSBC de Suiza, no tienen ninguna autoridad moral ni política para obligar al ciudadano a hacer cola para comprar leche y pañales, o para conseguir habitación en un hospital o una clínica, o para limitar la compra vía electrónica de productos que antes eran importados libremente.

 
La salida de esta inaceptable situación es clara: El control de cambio durará lo que dure el proyecto totalitario en el poder. Para ellos el control de cambio es una piñata corrupta y una herramienta de dominio. La única manera de dejar de ser rehenes socio-económicos del gobierno es logrando UN NUEVO GOBIERNO Y UN NUEVO MODELO ECONÓMICO. 

 Y para lograr eso hay que estar UNIDOS. Quien divida al pueblo democrático CON EL PRETEXTO QUE SEA está trabajando para perpetuar el poder de los corruptos, hoy amos del corralito financiero y humano en que han transformado nuestro país. Lucha diaria contra el paquete madurista, unidad nacional, unidad política, voto masivo y defensa del triunfo son las cinco claves para enfrentar y vencer al Régimen y sus mafias. ¡Palante! ¡La Fuerza Es la Unión!

------------------------------------------------------------------

 
LA UNIDAD TRIUNFA INTERNACIONALMENTE

Muy pocos no entendieron cuando el pasado miércoles 8 en rueda de prensa anunciamos que Lilian Tintori y Mitzy Capriles de Ledezma, junto con los diputados demócratas al Parlatino, ejercerían la vocería y representación de la Mesa de la Unidad Democrática en la Cumbre de Las Américas en Panamá.

Para ese entonces estábamos enterados ya de la visita de un representante especial del Presidente norteamericano Barack Obama a Caracas, el diplomático Thomas Shannon, y que este alto funcionario además de reunirse con el Gobierno quería también sostener una reunión con la Unidad Democrática. Teníamos entonces un doble reto, una doble oportunidad: Garantizar que la voz de la Venezuela Democrática se hiciera presente en la Cumbre de Las Américas, y ejercer también la vocería que nos corresponde ante un representante internacional que si bien había aceptado la invitación del Gobierno de Maduro, también había manifestado su voluntad de reunirse con su contraparte, con la Unidad Democrática, representante hoy de más de la mitad de los venezolanos.

 
El resultado fue absolutamente contundente: Mitzy y Lilian nos representaron dignamente tanto en el Foro Hemisférico de la Sociedad Civil como en la trascendental Declaración de los 25 Ex Jefes de Estado y de Gobierno Iberoamericanos que en el marco de la Cumbre se pronunciaron por la libertad de los presos políticos venezolanos y por la solución política, pacífica, democrática y electoral a la crisis en nuestro país. Mientras, en Caracas la Unidad Democrática expuso a Shannon los mismos puntos cruciales esgrimidos por nuestras voceras en Panamá: Libertad de los Presos Políticos, respeto a los Derechos Humanos, garantías electorales que contemplen el envío de misiones de observación electoral de Unasur, OEA, ONU y Parlamento Europeo, y eliminación del uso ventajista de los recursos públicos en la campaña electoral oficialista, incluidas las “cadenas” de radio y TV.

 
El logro de esta “operación de pinzas”, de esta doble gestión, es hoy evidente: Mientras por un lado hasta los habituales aliados ideológicos del régimen, como los gobiernos de Uruguay y Brasil, hoy se desmarcan del impresentable gobierno de Maduro, este es recibido en Panamá por un cacerolazo ensordecedor, transmitido mundialmente por CNN


La Unidad, que en Venezuela triplica en intención de voto al Gobierno, triunfa también en el escenario internacional. Esos son los hechos que el gobierno moribundo no puede ya ocultar. ¡Palante!

domingo, 5 de abril de 2015

CARTAS DE LA VENEZUELA HONESTA


Cada vez que un venezolano muere tras ser ruleteado por varios centros asistenciales, de donde ha sido rechazado por que no hay insumos, o porque los aparatos están dañados, o porque los quirófanos no están operativos, ese venezolano no muere a consecuencia de la “casualidad”, ni de la “mala suerte”, ni porque “le llegó su hora”: Ese venezolano muere víctima de la corrupción, porque con certeza para dotar a esos centros asistenciales se aprobaron miles de millones de bolívares, dinero que hoy debe estar transformado en dólares o en euros, reposando y ganando intereses en la cuenta secreta del algún ex – alto funcionario, testaferro, “asesor”, barragana o similar rojo-rojito en Andorra, Madrid, Suiza o cualquier otro paraíso fiscal.


Cada vez que un policía venezolano muere a manos del hampa por estar armado de manera más deficiente que el hampón, o porque su chaleco antibalas esta vencido, o porque no pudo pedir refuerzos porque el radio está dañado, o porque el teléfono del “cuadrante” no tiene ni saldo, ese policía no muere “por accidente”, porque “esas cosas pasan”, porque “qué se le va a hacer”: Ese policía muere víctima de la corrupción, la misma que lo obligaba en vida a pagar de su bolsillo hasta las reparaciones de su vehículo-patrulla o los detalles de su uniforme, la misma que dota al hampón de armamento moderno, fusiles de asalto y granadas fragmentarias...


Cada vez que el negocio de una señora en el barrio o que el emprendimiento de un ciudadano en el centro comercial quiebra porque sucesivos apagones (dos, tres, cuatro, hasta ocho en un mismo día, dependiendo de la región) terminan por dañarle la mercancía que tiene refrigerada, o porque las fallas eléctricas les queman los aparatos que necesitan para trabajar, o porque a pesar del pésimo servicio la factura mensual se le hace económicamente insostenible, esa quiebra no es consecuencia del “fenómeno del Niño”, o “de la Niña”, o del “consumo inconsciente”: Esa quiebra es consecuencia directa de una corrupción monstruosa, la misma que promovió la aprobación de “leyes de emergencia eléctrica” para, bajo su amparo, realizar erogaciones multimillonarias comprando plantas termoeléctricas que nunca se armaron, adquiriendo contaminantes plantas diésel reconstruidas y canceladas como nuevas que además tampoco funcionaron, realizando contratos lesivos a la Nación para construir plantas hidroeléctricas que jamás se terminaron… Millones, millones, que se transformaron en costosas propiedades que unos corruptos, “boligrandes” y “bolichicos”, tienen allá en el Norte, donde nunca se va la luz…


Pero es que hasta en la intimidad del baño de su casa usted y los suyos son víctimas de la corrupción en la Venezuela del Diosdado-Madurismo: Cada vez que Ud. se baña y siente escozor en la piel porque el agua que sale de la ducha en vez de refrescarlo lo irrita; O cada vez que su hijo pierde clase porque tiene que llevarlo a consulta médica ante la reiteración de cuadros diarreicos y otros malestares estomacales, eso no ocurre porque su piel sea demasiado sensible, o porque el estómago de su niño sea demasiado frágil: Allí, en la cotidianidad de su casa, en el sencillo acto de bañarse con agua que tiene exceso de cloro o de aluminio para tapar el mal olor consecuencia de una deficiente potabilización, en el normal acto de que sus niños se cepillen los dientes con el agua contaminada que sale del grifo, allí usted y los suyos están siendo víctimas de la corrupción infame, de esa que ha “distraído” los recursos destinados a la construcción de plantas potabilizadoras, de esa que supone que restringiendo la información sobre los indicadores de calidad del agua puede invisibilizar a las víctimas.
 

En cada dimensión de la vida Ud. puede encontrar el peso, el costo, la humillante sombra de la corrupción: en el difícil acceso a los alimentos, ahora escasos porque el gobierno destruyó la producción nacional para hacernos dependientes de las importaciones y luego permitió el robo impune de los dólares que eran necesarios precisamente para importarlos; En la cada vez más escabrosa dificultad para conseguir productos esenciales para construir o reparar una vivienda (cemento, cabillas, etc.), bienes cuya producción, distribución y comercialización son controlados totalmente por el gobierno; En la realización del trámite más básico ante un organismo público, en la búsqueda del documento más indispensable, allí usted se encontrará cara a cara con esa realidad: La corrupción no es un “discurso”, es un atraco. Y la víctima de ese atracador que es el corrupto es usted, usted y los suyos, usted y quienes como usted integramos la determinante mayoría de los venezolanos que nos resistimos a vivir regidos por los dictados de un Estado Malandro, bajo la anti-ética de los saqueadores.


Por eso, porque nos resistimos, porque tenemos la determinación de combatir y vencer la corrupción, este texto tiene una intención que va más allá de la denuncia: En realidad, este texto es una invitación. Lo invitamos a que comparta con nosotros, con el país y el mundo, esa historia personal en la que usted, su hogar, su familia, sus vecinos, se han visto afectados por la corrupción concreta, la del día a día: Ya se trate de cuando en el Consejo Comunal los recursos y materiales para la reparación de humildes viviendas se quedaron monopolizados por la macoya, por la rosquita que dio ayuda solo a sus familiares, amigos y “camaradas”; Ya se trate de cuando en el Ministerio lo obligan a marchar o a firmar mediante memorandos enviados por la Dirección de Recursos Humanos; Ya se trate de cuando para tener acceso a una vivienda construida por la Gran Misión Vivienda Venezuela tiene usted que pertenecer a “la cuota” del dirigente pesuvista tal o cual, o tiene que sacar de su bolsillo cientos de miles de “argumentos” más poderosos que ningún estudio socioeconómico; Envíenos su historia, corta, sin adornos, porque no hay nada más contundente que la verdad. Si lo considera necesario, proteja su identidad. Pero no deje de comunicar su realidad, porque en la denuncia está el principio del fin de la impunidad.


Envíenos su texto ésta semana a eventos@lafuerzaeslaunion.com, o al Facebook de La Fuerza Es La Unión, o suba directamente su historia condensada en 140 caracteres en la red social twitter con el numeral #CartasVEhonesta. Nosotros verificaremos la información, y leeremos estas historias cada madrugada en #LaFuerzaEsLaUnión por Radio Caracas Radio, además de publicarlas en el sitio web e incluso remitir algunas a periodistas de investigación para que profundicen en las denuncias realizadas, de ser el caso.
 

Porque nadie puede saquear un país al que le entraron un millón de millones de dólares en 12 años, y no ser descubierto; Porque vencer a la corrupción no es sólo un tema de lograr el retorno de los capitales saqueados, sino que es un asunto de identidad nacional, de recuperar nuestro perfil de pueblo trabajador y estudioso, que en los años de la República Civil hizo del esfuerzo y el conocimiento sus herramientas fundamentales para mejorar la vida y ascender socialmente. Porque es necesario, en fin, pasar de la protesta a la propuesta, envía tu historia, para que sean muchísimas las Cartas De La Venezuela Honesta.

Para mostrar al mundo el verdadero rostro de Venezuela. De esta Venezuela que se parece a ti y a tus hijos, a tu esfuerzo, a tu dignidad como ciudadano y como pueblo. De esta Venezuela democrática y honesta. De esta Venezuela que avanza unida, porque sabe que #LaFuerzaEsLaUnión!