domingo, 18 de febrero de 2018

¿QUE ES LO QUE TU QUIERES?

 
¿No quieres votar, porque estas harto de la trampa gobiernera y consideras que votar sin garantías es convalidar el fraude? ¿O quieres votar, porque crees que la pelea es peleando, y que solo se conquistarán condiciones electorales justas participando y exigiendo, y que ausentarse es precisamente lo que quiere el régimen? En cualquiera de los dos casos es probable que tengas razón.  Pero, también en cualquiera de ambos casos, puede que a ese razonamiento le falte más, mucho más, para que eso que “te provoca” hacer se transforme en una acción política eficaz contra la dictadura, y no en mero “desahogo” individual.

 
TARDE SIEMPRE

El pasado 23 de enero, hace hoy 27 días, la írrita constituyente madurista decidió convocar a elecciones presidenciales “en el primer cuatrimestre de 2018”; El pasado 7 de febrero, hace hoy 11 días, el Consejo Nacional Electoral oficializó la convocatoria a elecciones presidenciales para el próximo 22 de abril.  Sobre esas convocatorias ya se han pronunciado muchísimos actores, dentro y fuera de Venezuela: Desde los 14 países del Grupo de Lima hasta los 28 estados de la Unión Europea; Desde las organizaciones no gubernamentales hasta los ciudadanos de a pie.  Los únicos que –al menos hasta el momento de escribir estas líneas- han mantenido un curioso, exasperante y ciertamente irresponsable silencio, son los que, curiosamente, se ven interpelados directamente por esa convocatoria: los partidos políticos que “deberían” integrar la dirección política de la sociedad democrática venezolana.

 
EL SILENCIO NO EXCUSA, ¡ACUSA!

El silencio también es un discurso. En algunos casos, el silencio puede ser producto de la discreción, la prudencia, la necesaria cautela en el abordaje de temas que, por su delicada y explosiva naturaleza, requieren de mucho debate y amplia consulta. Pero ocurre que el silencio igualmente puede ser el resultado de la incapacidad y el oportunismo:  La incapacidad de quienes, debiendo orientar a la ciudadanía democrática, están tan desorientados ellos mismos que lo único que logran es contagiar su propio desconcierto;  El oportunismo de los que, sabiendo claramente lo que hay que hacer, prefieren callar antes que enfrentar “matrices de opinión” populares hoy, desacertadas mañana, suicidas siempre… 

 
¿QUÉ QUEREMOS QUE PASE EL 22A?

Seremos entonces los ciudadanos, huérfanos de “dirigencia” pero llenos de sentido común, lo que tendremos que responder la pregunta: ¿Qué es lo queremos? O, más concretamente, ¿Qué queremos que pase el 22 de Abril?

 
¿Queremos que se repita el escenario del pasado 10 de diciembre, cuando en las elecciones municipales participaron unos partidos de oposición y otros se abstuvieron de hacerlo, creando una confusión mas desmovilizadora que las propias trampas del régimen? ¿No, verdad? Entonces la decisión de los partidos sobre participar o no hacerlo tiene que ser UNITARIA y sin más dilaciones.

 
¿Queremos que se repita el escenario del pasado 15 de Octubre, cuando la dirección partidista de la oposición llamó a votar pero no tomó las previsiones necesarias para defender ese voto, siendo incapaz de enfrentar y denunciar el fraude? ¿No, verdad? Entonces la decisión de los partidos, si consistiera en llamar UNITARIAMENTE a votar, debiera incluir también todas las previsiones para hacer del acto del voto parte sustancial de una estrategia para convertir en poder político la mayoría social que hoy somos, con un candidato que sea el rostro de la UNIDAD NACIONAL, más que candidato un LIDER Y VOCERO que –con todos los partidos y más allá de estos- articule la lucha de todo el país por verdaderas elecciones libres y contra el hambre, respaldado por una maquinaria UNITARIA capaz de obtener y defender el triunfo como se hizo el 6 de diciembre de 2015, o de denunciar de manera irrebatible el fraude, profundizando la deslegitimación del régimen.

 
¿Queremos que se repita el escenario del pasado 30 de Julio, cuando la dirección política de la oposición llamó a abstenerse, a no participar en las elecciones de la Constituyente, y en consecuencia –sin miembros ni testigos opositores en las mesas de votación- el régimen pudo decir sin que nadie lo desmintiera que habían votado mas de ocho millones de venezolanos? ¿No, verdad? Entonces, si la decisión UNITARIA de la dirección partidista de la oposición fuera no participar en las elecciones del 22 de Abril no bastaría con llamar a abstenerse (abstenerse no es hacer algo, es simplemente “dejar de hacer”):  Habría que postular un “candidato X”, un candidato simbólico, un candidato anti-proceso electoral, un candidato que no aspire a ganar esas elecciones sino que actúe desde adentro para demostrar el carácter fraudulento de las mismas.   

Un anti-candidato en realidad, porque -al no llamar a votar por nadie, ni siquiera por sí mismo- no tendría votantes pero SI tendría testigos y miembros de mesa, atentos y formados para vigilar, denunciar y desenmascarar el fraude.  Además, la campaña de ese “anti-candidato” (centrada no sólo en demandas electorales, sino en la crisis económica, en el hambre de la gente, en su dolor y su rabia) podría servir para reagrupar y reorganizar a la hoy dividida dirección política opositora, y para re-entusiasmar a su hoy desmoralizada y desencantada base social.


  
A UN AÑO DEL 17F: RECONSTRUIR LA UNIDAD PARA RESCATAR AL PAÍS

Hace exactamente un año, el 17 de Febrero de 2017, me dirigí al país por última vez como Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática.  En esa ocasión hice pública la decisión a que habían llegado los partidos que integraban la coalición: Eliminar la única instancia organizativa con que contaba la alianza, la Secretaria Ejecutiva, y su sustitución por un esquema de equipos múltiples y vocerías rotatorias. Según el analista Michael Penfold, “la capacidad de coordinación política de la MUD fue desmantelada al eliminar su Secretaría Ejecutiva” (http://prodavinci.com/todo-pasa-por-dominicana/). Más allá de esa afirmación, hoy esta a la vista de todos el cúmulo de derrotas que  aquella decisión generó.   

Ahora nos toca a todos los venezolanos recoger los vidrios rotos del inmediatismo y el mesianismo, reconstruir el vitral de la esperanza democrática y fabricar -al lado del dolor y de la voluntad del pueblo- las victorias del futuro. ¡Palante!


4 comentarios:

  1. Leo el dilemaa que se ha convertido en himno nacional, votar o no votar pero acabo de leer también, a lo mejor acabo de encandilarme con esto: "Habría que postular un “candidato X”, un candidato simbólico, un candidato anti-proceso electoral, un candidato que no aspire a ganar esas elecciones sino que actúe desde adentro para demostrar el carácter fraudulento de las mismas."
    Me parece una idea genial pero muy atrevida, no solo para la pacata autodesignada dirigencia opositora, sino para la gente común y silvestre que está acostumbrada a "votar a ganador".
    Me encanta esa idea, justo porque es atrevida, inteligente pero creo que se necesita quien sepa seducir con laa palabras, con las acciones, que tenga el ego amarrado y sepa que todo es por el bien mayor. Existirá ese personaje? Recuerdo a Zapata y el Partido de los Pendejos. Milité ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Tatiana. Puede ser buena la idea, pero es compleja. Porque no se trata de un "impulso" (votar o no votar) sino de debatir, construir e instrumentar UNA POLÍTICA. Para tener una POLÍTICA es necesario tener un grupo de gente que sea capaz de elaborarla, debatirla, "vendérsela" al país y avanzar con la mayor cantidad de actores sociales en el sentido escogido. Es decir, para tener UNA POLÍTICA es crucial tener una auténtica DIRECCIÓN POLÍTICA que cumpla con su trabajo. Por eso el texto termina como termina, recordando el 17F...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Cuántaa falta hace falta una drección política coherente que haga lo que tiene que hacer.

      Eliminar