sábado, 9 de agosto de 2014

MADURO Y LA GASOLINA: COBRARLE MAS AL DUEÑO PARA SEGUIR REGALANDO A EXTRAÑOS....

 
¡Por fin el gobierno admitió lo que buena parte del país tiene años denunciando! "Estamos regalando la gasolina", dijo el pasado jueves 7 de agosto en cadena de radio y TV, según registran los medios impresos (http://www.el-nacional.com/economia/Nicolas-Maduro-regalando-gasolina_0_460154138.html). Lo curioso, inexacto, falaz, de la afirmación del funcionario es que en vez de referirse a los regalos que en materia petrolera su gobierno tiene años haciendo a Cuba, Bolivia, Nicaragua, PetroCaribe, etc., el vocero gobiernero se refiere es al supuesto regalo que los precios internos del combustible supondrían para el pueblo venezolano. 
 
Olvida el señor Maduro un par de cosas muy, pero que muy importantes:  la primera, que EL NO LE PUEDE "REGALAR" AL PUEBLO LO QUE ES DEL PUEBLO. El petróleo y sus derivados  no son "del gobierno", así que mal puede el gobierno "regalarlo". EL PETRÓLEO VENEZOLANO ES DE LA NACIÓN, porque fue nacionalizado en acto soberano el 1ro de Enero de 1976. La nación, Sr. Maduro, está compuesta por tres factores:  Un territorio, un pueblo y una estructura jurídico-política llamada "Estado", de la que el Gobierno (o sea, usted...) es sólo su representación temporal.  Y por disposición constitucional la soberanía de esta nación reside en el pueblo.  Mal podría usted, entonces, "regalarle" al pueblo algo que es suyo.  Pero hay una segunda cosa, más grave todavía:  Cuando se regala algo ajeno, eso se llama ROBO.  Y ese, precisamente, es también el caso.
 
LA BATALLA POR EL AUMENTO DE LA GASOLINA
¡Ojo! Pongamos desde el principio las cosas en su lugar: No aceptamos ni aceptaremos chantajes de ningún tipo, vengan de donde vengan, que pretendan presentar las cosas en términos de simplezas engañosas como esta: “Una botellita de agua mineral cuesta más que llenar un tanque de gasolina de cincuenta litros”.  Ese NO es el problema. Que el subsidio a los precios internos del combustible sea hoy por hoy el UNICO beneficio directo o indirecto que reciben los pobres de Venezuela por nuestra condición de país petrolero no es “CULPA” de los pobres.
PARA LOS POBRES EL PETRÓLEO AHORA ESTA MAS LEJOS...
En efecto, en el pasado reciente, los pobres de Venezuela nos beneficiábamos del petróleo de manera indirecta pero efectiva: Gracias al petróleo los hospitales públicos venezolanos como la Maternidad Concepción Palacios o el Hospital Vargas eran centros de referencia a nivel nacional y latinoamericano,   a los que la gente acudía para curarse y no para ser tiroteados en un quirófano ; Gracias al petróleo los liceos públicos venezolanos como el Andrés Bello, el Fermín Toro o el Luis Razetti eran excelentes centros educativos donde iban juntos los hijos del obrero y los del profesional de clase media no a ser adoctrinados en la obediencia a un partido o en el culto a un líder, sino a recibir educación de calidad; Gracias al petróleo aquí se construyeron excelentes urbanizaciones populares como Caricuao, o autopistas como la Francisco Fajardo, o sistemas de transporte masivo como el Metro de Caracas, o teatros como el Teresa Carreño, autopistas, sistemas y espacios que hoy utiliza para hacer sus eventos un régimen que ha sido incapaz de construir obras semejantes, a pesar de haber manejado más dinero que todos los gobiernos venezolanos juntos, desde el Capitán General Luis Vicente Emparan hasta el gobierno de Caldera II…
 
COBRAR AL DUEÑO Y REGALAR AL EXTRAÑO...
Esa es la situación.  Hoy por hoy, el único beneficio directo que recibimos los venezolanos pobres por vivir en un país petrolero es tener gasolina barata. Lo reciben tanto los pobres que tienen algún vehículo de cuatro o dos ruedas como la inmensa mayoría que no tiene vehículo propio pero que utilizan transporte colectivo y que compramos alimentos, mercancías y productos que son transportados también por vehículos que se mueven con combustibles derivados del petróleo.  Subir el precio de la gasolina, asi le pongan a ese aumento el nombre ridículo de “sistema de precios  justos al combustible” no sólo es una injusticia inmensa perpetrada contra el pueblo por un gobierno que sigue regalando el petróleo venezolano a la dictadura de los Castro en Cuba y a sus otros  amigotes, chulos y cómplices de Bolivia, Nicaragua y el Caribe.  Además esta medida sería un paso más de la Guerra Económica del gobierno contra el pueblo, pues va a representar un incremento sustancial de los precios de absolutamente todos los productos y mercancías que en nuestro país se mueven en transporte a gasolina.
 
 
AUMENTAR LA GASOLINA ES DAR MAS DINERO A UN ADMINISTRADOR INEFICIENTE Y CORRUPTO

El punto no es, entonces, si un litro de gasolina cuesta hoy menos que una gota de agua.  El punto es que este gobierno no tiene autoridad política ni moral para imponerle a nuestro pueblo nuevos sacrificios.  Un gobierno que ha malgastado en 12 años un millón de millones de dólares sin rendir cuentas de que ha hecho con esa montaña de dinero mientras mantiene a nuestro país en ruinas, no tiene moral para pedir más recursos.  Un gobierno que convoca a unas elecciones internas en las que participa sólo uno de cada diez militantes con derecho a voto, no tiene autoridad política para imponerle una medida como esta a toda una nación.  El pueblo le va a enseñar al gobierno que jugar con gasolina es peligroso.  Quema.

LA DIVISION DE LA OPOSICIÓN EL GOBIERNO LA APROVECHA
El gobierno sabe que lo que decimos es verdad.  Saben que no tienen fuerza política ni moral para imponer este sacrificio.  Aun así, proceden a hacer este anuncio, que durante tanto tiempo han venido acariciando y postergando, precisamente en estos días.  ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué ahora y no antes? La respuesta es sencilla: Lo hacen en estos momentos aprovechando el regalo que le hace la oposición, con la lamentable renuncia del secretario ejecutivo de la MUD y la aun más lamentable circunstancia de que quienes venían presionando para lograr su salida no tienen lista ninguna solución alternativa, salvo el rutinario formulismo de “vamos a reunirnos para ver que hacemos”.  Mientras la “oposición” se discute a sí misma, Maduro avanza en la aplicación implacable de la segunda parte de su paquete económico, del cual el incremento al precio de la gasolina es la joya de la Corona.
 
 
NI DECORADO OFICIAL NI REBAÑO ELECTORAL
Pero el pueblo, chavistas y opositores, venezolanos todos, no está pintado en la pared.  El pueblo venezolano no es una “abstracción”, un “decorado” para los actos del oficialismo o un “padrón electoral” a ser visitado por la oposición solo cuando algún comicio se acerca. El pueblo somos millones de venezolanos de carne y hueso que ni aceptamos lo que el gobierno hace ni nos resignamos a lo que la oposición deja de hacer.   Ese es el actor social que está llamado a enfrentar la amenaza gobiernera del aumento de la gasolina.  Y debe hacerlo como siempre hemos dicho que se deben hacer las cosas: ¡En forma constitucional, democrática, pacífica, combativa y contundente!
DE LAS DECLARACIONES A LOS HECHOS
En este sentido, URGE convocar una Marcha Nacional contra el aumento de la gasolina. Esta actividad podría ser convocada por los movimientos sindicales de base y apoyada por toda la sociedad civil y todos los partidos políticos, incluyendo a los oficialistas descontentos.  Esta marcha no debería ser una acción aislada, “hecha para cumplir”, sino que deberá formar parte de una vasta MOVILIZACION NACIONAL, en el marco de un debate NO CON EL GOBIERNO SINO CON LAS BASES, sobre la incongruencia de un aumento en el precio de la gasolina aplicado una burocracia ineficiente y corrupta. En ese sentido, esa movilización debe incluir actos públicos que sean AUDITORIAS POPULARES al FONDEN, al Fondo Chino, a los demás “fondos”, misiones y ministerios hasta determinar DONDE ESTAN LOS REALES.  Urge igualmente realizar AUDITORIAS EN CALIENTE IN SITU a empresas, haciendas y comercios estatizados, expropiados o simplemente robados. Urge realizar campañas de denuncia de la corrupción en áreas concretas: ambiente, salud, petróleo, empresas básicas, etc., señalando casos, montos y responsables.
¿Qué pueden haber otras iniciativas, quizá mejores? ¡Estupendo, vamos a conocerlas! ¡Propongan! ¡Vamos a pensar y sobre todo A ACTUAR juntos! No “hablemos” de “unidad”: UNÁMONOS, en la lucha, que es donde importa.
¡Palante!

1 comentario:

  1. Estimado Chuo, muy de acuerdo con tus planteamientos, y como no estarlo si es una realidad innegable, sin embargo es conveniente aclarar que cuando dices “la lamentable renuncia del secretario ejecutivo de la MUD” y luego refutas a quienes no estaban de acuerdo como él venía dirigiéndola diciendo “el rutinario formulismo de “vamos a reunirnos para ver que hacemos”” sin darte cuenta de que con Aveledo, eso mismo era lo que venía ocurriendo, puras reuniones entre ellos o peor aún, con el régimen, y no es que sea pecaminoso reunirse, pero esto se ha vuelto puro blablablá, que es lo que se le ha recriminado a la MUD, una inacción completa. Y tu, como todos quienes adversamos al régimen, estamos muy claros que este “sistema” o mejor dicho, los comunistas, dictaduras, totalitarismo, etc. no sale con palabras., a ellos les resbalan, así sean la pura verdad.
    Espero, y deseo, que por el bien de todos, de una vez por todas nos pongamos de acuerdo en que hay que actuar, pero no con bailoterapias, ni haciendo una marcha en el este de la ciudad, Plaza Sadel, o algo por el estilo; como tu bien dices, hay que procurar por todos los medios que toda la gente, de barrio, de urbanización, de donde sea, se sume a las convocatorias y podamos adentrarnos en Libertador (por ejemplo), y no que sigamos aceptando que Caracas tiene su muro de Berlín. Saludos, estimado.

    ResponderEliminar