sábado, 25 de noviembre de 2017

CABLE A TIERRA… ¡URGENTE!

 
“¡Aquí no se viene a ver, aquí se viene a comprar, hagan su cola, circulen, circulen, no quiero mirones!”… Así le gritaba un efectivo de la Policía Nacional “Bolivariana” (traje de camuflaje, boina roja, rostro amenazante, ademán violento) a las asombradas, indignadas y asustadas amas de casa que este viernes 24 acudieron al Mercado Municipal de Guacaipuro, ubicado en la céntrica avenida Andrés Bello de Caracas, a tratar de comprar algo de pollo, carne, huevos o granos.

 
EL MERCADO CONVERTIDO EN CUARTEL…

Los vecinos se encontraron con el mercado militarizado, tomado por la PNB y por efectivos de la Guardia Nacional.  Muchos locales estaban cerrados, pues sus propietarios prefirieron bajar sus “santamarías” -quizás de manera definitiva- antes que ser obligados a vender a pérdida agravada, esto es, a precios que están por debajo no ya del costo de reposición sino incluso por debajo del precio al que ellos adquirieron esa mercancía;  Otros no tuvieron esa suerte y fueron obligados a liquidar su existencia (la del inventario y la del negocio).  La congoja no era solo de los comerciantes. Incluso quienes estaban en la larga cola de compradores no expresaban alborozo alguno por la oportunidad de comprar jabón en polvo o leche condensada a precios de hace cuatro años:  Saben que, literalmente, ese “operativo” será “pan para hoy y hambre para mañana”…

El gobierno continúa haciendo jugadas de rutina en una situación que ya no es rutinaria: Las “fiscalizaciones cívico-militares” contra el comercio, a escasos días de las elecciones municipales, son el equivalente al “Dakazo” electro-doméstico previo a las elecciones municipales del 2013 y al “Dakazo” alimentario intentando en octubre-noviembre de 2015 antes de las elecciones parlamentarias.  Pero a diferencia de aquellas monstruosas muestras de irresponsabilidad gubernamental, esta de hoy se produce en un país ya agredido por la hiperinflación.  Un país en el que a cada vez menos gente le importa “la construcción del socialismo” o “el retorno a la democracia”, pues todas las energías –las que quedan- están concentradas en un único objetivo: Sobrevivir.

 
EL POZO PETROLERO Y EL PUESTO DE BUHONERO

Quien busca pan no va a la panadería pues sabe que allí no lo va a encontrar, va a la casa del “camarada revendedor”;  Quien necesita efectivo no va al banco a buscarlo pues sabe que allí no hay, va a “comprarlo” a quien puede vendérselo con un recargo “socialista” que puede ser del 20 o 30%; En muchos estados del país quien necesita gasolina no acude a la estación de servicio, cerrada por falta de combustible o bloqueada por colas interminables, sino que acude al “pimpinero”:  El régimen no sólo ha destruido el aparato productivo y ha hostigado al comercio que paga impuestos y genera empleo, sino que ha empujado al país entero a la más abyecta informalidad, actividad que siempre esta en el limbo de la ilegalidad y que por eso mismo es permanentemente extorsionable por quienes tienen el poder para abusar de él.

Para algunos burócratas de antes, Venezuela no era un país sino un pozo de petróleo glorificado, fuente de renta para cazar;  Los saqueadores de ahora se dividen en dos grandes subespecies: Los de arriba, que siguen viviendo del maná petrolero, y los de abajo, que con sus mafias roji-verdes viven de chuparle la sangre y el sudor al venezolano trabajador que -como ya no tiene empleo por la quiebra, el cierre o la confiscación de empresas- ha desarrollado “estrategias de supervivencia” y ha sido colocado en situación de indefensión al ser obligado a informalizar su actividad económica.

 
En Venezuela la inmensa mayoría ya no vive, apenas sobrevive.  Y buena parte de la mafia oficial se lucra haciéndole cada vez más difícil la sobrevivencia a esa mayoría, inventando alcabalas donde no las había:  En la mafia, mientras los de arriba viven de los restos del festín petrolero, los de abajo viven de la impunidad con que roban, invaden, “expropian”, cobran coimas, matraquean…

Esto ya no se aguanta.  Todos lo sabemos.  Pero… ¿De donde vendrán las soluciones?

 
RECOBRAR SENTIDO DE LA REALIDAD

Las soluciones no vendrán del gobierno.  Al menos, no de ESTE gobierno. Su proyecto es empobrecedor. Necesitan aplanar la sociedad venezolana, necesitan que todos estemos en la miseria para allí dominarnos por hambre y por miedo.  Incluso si quisieran rectificar no pueden hacerlo, por la inercia del saqueo y porque las estructuras delincuenciales que viven de la rapiña (los contrabandistas del combustible, las mafias del cemento y de la cabilla, las mafias con y sin uniforme que controlan la distribución de los cada vez más escasos alimentos, las bandas de delincuentes que armaron y entrenaron para garantizarse el control social en las “zonas de paz”…) aunque surgieron al amparo del proyecto político autoritario ya se autonomizaron de él y hoy tienen más poder que el propio Estado.  No.  De un gobierno que tiene cuatro años prometiendo que va a publicar las listas de las empresas de maletín que se han forrado de dólares y no lo ha hecho, no se puede esperar solución alguna.

 
Tampoco vendrán las soluciones de una oposición dividida, fracturada por egos, convertida en archipiélago de franquicias.

Porque las soluciones sencillamente no “vendrán”:  ¡Tenemos que construirlas! Y esa construcción pasa porque en la sociedad civil salgamos del marasmo y de la tristeza y pasemos a hacer legítima presión ciudadana CONTRA el proyecto autoritario y A FAVOR de que la oposición venezolana se una en torno a una ESTRATEGIA DE PODER, con un proyecto de país claro y con un concepto de LIDERAZGO COLABORATIVO, que permita que quienes son dirigentes y quienes aspiran a serlo cooperen entre si en la construcción del cambio en vez de competir entre ellos impidiendo el cambio, desprestigiándose y destruyéndose mutuamente.

 
Hoy el oficialismo es una “federación de verdugos” y la oposición un “todos contra todos”.  Los venezolanos tenemos que hacer presión por convertir a este gobierno en un mal recuerdo, y a la oposición en alternativa de poder. 

Eso no ocurrirá “espontáneamente”. Los ciudadanos tenemos que presionar para que pase. Tenemos con que. ¡Palante!

 

4 comentarios:

  1. Nos tocara ir a Cuba.a hacer un curso de sobre vivencia y tolerancia.
    Igual lo vivieron los cubanos.cuando en las colas los sometian a palo limpio.
    (Imagenes de cuba en google)

    ResponderEliminar
  2. Creeo que debemos hacer presión para que los dirigentes de la mud se sienten a dirimir sus diferencias. Tu puedes motorizar esa iniciativa ya que tienes autoridad moral y liderazgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creo que Chuo tiene autoridad y liderazgo, pero, más allá del nombre no tiene nada de mesías. Creo que él hace mucho por este país, por crear conciencia, por divulgar lo que ocurre y no se conoce por otros medios, hasta por masticar teorías complejas de Política para que podamos digerirlas. Pero, hermano, "el trecho que falta tenemos que construirlo entre todos", es decir, tu y yo.

      Eliminar
  3. Hoy quiero compartir dos ideas. 1) Cuenta Monika Zgustova en su libro "Vestidas para un baile en la nieve" (2017), que la manera que.consiguió Stalin para subyugar a Ucrania, por allá, por los años 30 del siglo pasado, para anexarla a la URSS, fue dominarla por hambre, expropió cada centímetro de tierra, cada semilla en cada hogar para obligar a los campesinos a trabajar para los "koljoz" y, con la venta de los granos a otros países, el estado podía financiar el desarrollo de la industria bélica. Murieron millones de personas por inanición, dicen que diez millones... Todo está perfectamente planificado.
    2) En Guarenas, pueblo pobrísimo sobre todo después del acabose del parque industrial que tenía y era el trabajo del pueblo; aquí, en Guarenas,
    ha surgido lo que llaman un outsider como candidato a la alcaldia. Es un empresario que vive en uno de los barrios mas populosos de la zona y tiene el dinero suficiente para pagar campaña local. La gente está entusiasmada porque lo conocen, se oyen cosas como: "Ese tipo es millonario, es el del Mundo de las frutas, no tiene porqué robar." O cosas como, "Ese tipo podría vivir donde la diera la gana, pero vive aquí, en el barrio y ayuda a todo el mumdo." "Si ese tipo gana nos vamos a poner las botas. El chavista ni siquiera sabe donde queda Guarenas, es un enchufao."
    A dónde quiero llegar? A que sí se puede, a que la esperanza y las soluciones dependen de nosotros y, como bien dice Chuito, tenemos que construirlas.
    Un amigo me decía ayer: "Yo no sé si es bueno o malo que gane gente como Fernando..." Y yo le respondí: "Yo tampoco sé. Creo que depende de lo que tú creas que es bueno o malo. Pero sí sé que si él gana, nadie le quitará a este pueblo la certeza de que sí se pudo, al gobierno le dirá que ya no más Guarenas la chavista y, bueno, si no sirve, lo cambiamos, con referendo o dentro de cuatro años, pero carajo, por alguna parte hay que empezar!"

    ResponderEliminar