sábado, 6 de enero de 2018

EL HAMBRE ES NOTICIA, LA POLÍTICA NO...

   
El viernes 5 de enero en horas de la mañana la oposición partidista generó una noticia importante: La designación de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional.
 
 
En un escenario informativo ordinario, esa debió ser la noticia más importante del día.


Posteriormente, en horas del mediodía, la señora Heather Nauert,  vocera del Departamento de Estado norteamericano, emite un mensaje en la red social Twitter en el que dijo: “Los miembros de las fuerzas armadas venezolanas pueden evitar sanciones respetando las reglas de la Ley y cambiando su conducta para que se eliminen las sanciones #Venezuela”.
 

En efecto, ese mismo viernes el Departamento del Tesoro estadounidense emitió una nueva lista de sancionados integrada por los generales y altos funcionarios Rodolfo Clemente Marco Torres, Francisco José Rangel Gómez, Fabio Enrique Zavarse Pabón y Gerardo José Izquierdo Torres. Esta también pudo ser, dentro de la “anormal normalidad informativa” venezolana, la noticia más relevante de la jornada.
 
 
Finalmente, desde las 7 hasta las 9 de la noche, se produjo el viernes 5 una alocución de Nicolás Maduro con una respuesta a las sanciones, con varios anuncios sobre la polémica “criptomoneda”,  con su ya habitual dosis de amenazas a los dirigentes opositores y con su también habitual empeño en ignorar las protestas por hambre que sacuden al país.


 
EL HAMBRE SI ES NOTICIA



Porque esa si es la noticia más importante del viernes 5, de los días anteriores y de los que están por venir:  Desde todo el país se reportaron ese viernes 5 de enero numerosos saqueos o intentos de saqueo en expendios de alimentos.  Desde oriente, en Caicara del Orinoco, hasta occidente, en los Puertos de Altagracia, hubo graves incidentes de esta naturaleza. En la propia ciudad capital se reportaron también conatos en Montalbán, al oeste, y en Terrazas del Ávila, al este.  



Mientras ocurrían estos saqueos “salvajes”, el gobierno -a través de la llamada “Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos”- realizó unas “supervisiones” en automercados Gamma y en otras cadenas, bajando precios de manera compulsiva, lo que generó una avalancha de compradores en lo que algunos definieron como un “saqueo controlado”, no solo “tolerado” sino oficialmente promovido.
 

 
“RESETEAR” LA POLÍTICA, “RECENTRAR” LO SOCIAL


¿Porque estos eventos en supermercados y abastos opacaron en la atención de las personas a eventos políticos que ordinariamente hubieran capturado la atención y la imaginación de todos? La razón es sencilla y contundente: El país que habita el régimen sólo existe en el Canal 8, y el que habita la cúpula partidista opositora queda en las redes, pero en la Venezuela real el hambre aplasta a todos. Según Datincorp sólo 12% de los venezolanos esta pendiente de la agenda del poder, mientras que 88% concentra sus energías en la lucha por sobrevivir…   

 
¿Quieren los tomadores de decisiones ser nuevamente “noticia”, no por el daño que hacen sino por lo pertinente de su accionar? Pues no será fácil.  Ello implicará "resetear" la política para hacerla útil a la gente,  y redimensionar lo social para que sea el centro del esfuerzo de todos. 2018 puede ser el año del cambio, si todos cambiamos primero…


 
TERRORISMO JUDICIAL Y CHANTAJE ALIMENTARIO EN EL CHAVISMO



¿Podría eventualmente reinventarse el chavo-madurismo para ser útil? Es deseable, pero no parece posible. Deseable, porque aun hoy, después de 19 años de destrucción nacional, ese sector cuenta increíblemente con el respaldo de uno de cuatro venezolanos. Pero es improbable porque (aunque Maduro esta a años-luz del sueño de redención social que alguna vez animó al pueblo chavista) las reservas políticas y los resortes morales de ese sector no parecen tener la fortaleza necesaria para hacer algo al respecto.



En efecto, lo que queda de las bases sociales del chavismo esta hoy severamente cuadriculado en un mecanismo de chantaje alimentario llamado “carnet de la patria”.  Y su dirigencia esta sometida a un proceso de permanente purga interna:  Mientras no disientan y sigan participando acríticamente de la apropiación de lo que queda de la renta petrolífera y minera, no tendrán problemas. Pero todo aquel que “se salga de la foto” y sea crítico o –peor aun- pretenda competir por el poder, se encontrará de frente con todo el peso del Estado:  Desde Eduardo Samán y sus inverosímiles peripecias para poder inscribirse como candidato en el Municipio Libertador, hasta Rafael Ramírez hoy solicitado, perseguido y denunciado… por los mismos motivos que la Asamblea Nacional quiso investigar hace un año, todos son prueba viviente de lo que le puede ocurrir a quien en el chavismo se tome en serio el cuento de la “autocrítica leninista” y el “debate entre revolucionarios”:  En el chavo-madurismo, para que el que este alineado o guarde silencio habrá contratos, más pequeños o más grandes; Pero para el que intente “rescatar las banderas del Gigante” lo que le sale es la Fiscalía de Saab y el TSJ de Moreno, que le puedo decir, camarada…


 
ACENTO SOCIAL Y CANDIDATURA NACIONAL EN LA OPOSICIÓN



¿Podría la oposición política reinventarse para ser útil? No teniendo a su favor ni las prebendas ni la inercia del poder, para la oposición partidista es un asunto de vida o muerte responder afirmativamente esta pregunta. Pero más allá de un “Si” retórico, la oposición partidista necesita hacer cambios sustanciales en su cultura política y en su organización, en la calidad de su propuesta trascendente y de su activismo cotidiano.



Atender la emergencia humanitaria pasa asumir la política no como “carrera” sino como “servicio”; implica hacer política no desde el Periscope para el Twitter, sino desde la gente y para la gente; Es asumir el poder como palanca para hacer, y no como fin en si mismo.  




Para llegar a tener una CANDIDATURA NACIONAL el candidato debe poder unir al electorado de los partidos de oposición, debe ser capaz de incorporar también a esos dos millones de venezolanos que en las encuestas se refugian bajo la figura “no sabe-no contesta” y debe poder sumar incluso a por lo menos dos millones de chavistas descontentos.  Sin esos nueve millones de votos no se gana. Tal sumatoria no será lograda por ninguno de los rostros de la división opositora. 

Una sumatoria así solo será lograda por un venezolano que exprese con credibilidad la búsqueda de la Unidad Nacional. Y lograrlo no es un asunto de "elecciones primarias" entre partidos disminuídos, deteriorados, sino de construir un gran consenso social y político por el rescate del país. 

Lo contrario sería seguir compitiendo por el subcampeonato,  y tener seis años más de madurismo. Evitarlo es posible ¡Palante!

2 comentarios:

  1. Amén! Veo una fotografía actualizada de lo que una y otra vez te empeñas en señalar a ver si alguien recoge el testigo y empieza de una vez por todas a dar los pasos que hay que dar.
    Amén. Pa'lante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo. Un gran consenso nacional en torno a un candidato único con la suficiente experiencia política que nos conduzca al Cambio para la paz y progreso de todos los venezolanos!

      Eliminar